¿Se puede prevenir la depresión en el párkinson?


La aparición de la depresión en el Párkinson puede producirse a los pocos días de recibir el diagnóstico o tras unos años de padecer la enfermedad.

La depresión en el Párkinson

Se estima que la prevalencia de esta relación entre la depresión y el parkinsonismo, como también se conoce a la enfermedad de Párkinson, es entre un 10 a 70%.
Si nos paramos a pensar en las crecientes dificultades que la persona va sufriendo a la hora de controlar sus propios movimientos, no nos extrañaría que eso se tornase en un problema en su estado de ánimo e incluso en su autoestima.
Pasar de ser totalmente independiente, a cada vez necesitar más ayuda, sabiendo que al final la dependencia será absoluta, puede llegar a hundir hasta la persona más optimista.
Se esperaría que aquellas personas que constasen con factores como la resiliencia o una red amplia de apoyo familiar, serían las que tendrían más posibilidades de no caer en dicha depresión.
Es decir, a medida que conocemos los factores implicados en la depresión entre pacientes de la enfermedad de Párkinson, podemos establecer los factores protectores, pero ¿Se puede prevenir la depresión en el Párkinson?

Vídeo Recomendado: Detección oportuna de Parkinson. Vértigo saludable

Relación entre depresión y la enfermedad de Párkinson

Esto es lo que ha tratado de responderse con una investigación realizada desde el Jinnah Postgraduate Medical Centre, el Institute of Psychiatry, Baqai Medical University, el Ziauddin Medical College, y la Isra University (Pakistan) y cuyos resultados han sido publicados en la revista científica Journal of Neurology & Stroke.
En el estudio participaron noventa y siete pacientes diagnosticados con la enfermedad de Párkinson, siendo la mitad mujeres, con edades comprendidas entre los 50 a 80 años.
A todos ellos se les administró el cuestionario estandarizado para evaluar la presencia de síntomas depresivos denominado Beck Depression Inventory.
Se tuvieron en cuenta las variables sociodemográficas de género, edad, nivel económico y nivel de estudio, así como el tiempo que lleva padeciendo la enfermedad de Párkinson.
Los resultados, obtenidos a partir de un nivel superior a nueve en la prueba administrada indican una mayor prevalencia de síntomas depresivos entre las mujeres (10,2%) frente a los hombres (9,3%).
Con respecto a la edad se observó que a más años (más de 60) se tiene un porcentaje superior en sintomatología depresivas (8%) frente a los más jóvenes (1%).
Igualmente, en ninguno de los pacientes que habían cursado estudios superiores (14 de ellos) se alcanzaron síntomas significativos de depresión, frente al 11,8% de los que tenían estudios básicos y los 9,4% de los que tenían estudios intermedios.
Con respecto al tiempo de padecimiento de la enfermedad de Párkinson, los que llevaban menos de diez años padeciéndola sufrían un mayor porcentaje de depresión frente a los que llevaban más de diez (11,5% frente al 5,6%).
Por último, con respecto al dinero económico de la familia, cuando estos tenían ingresos inferiores a 20.000 rupias pakistaníes mostraban un mayor porcentaje de sintomatología depresivas (12.8%), frente a los que tenían ingresos entre 20.000 y 40.000 rupias pakistaníes de un (7,4%) y frente al 4,3% de aquellos que tenían ingresos familiares por encima de 40.000 rupias pakistaníes.


Causa-efecto entre sufrir párkinson con depresión

Entre las limitaciones del estudio está el que no se ha introducido un grupo control, para saber el nivel de la depresión en la población de similares características sociodemográficas, para poder determinar si están por encima o no.
Igualmente hay que tener en cuenta las características de la idiosincrasia de la población pakistaní, así como de su sistema asistencial, por lo que se requiere de nueva investigación para comprobar si los resultados anteriores se mantienen.
De comprobarse estos resultados en otras poblaciones, obteniéndose diferencias significativas por cada una de las variables señaladas, entonces se puede indicar que las personas que tienen una mayor probabilidad de sufrir depresión cuando padecen la enfermedad de Párkinson son aquellas mujeres, con edades superiores a los 60 años, que lleven sufriendo menos de 10 años la enfermedad de Párkinson y que además tengan estudios básicos y escasos recursos económicos.
Al contrario, las personas que tenga el siguiente perfil van a estar menos expuestas a sufrir depresiones cuando se padece la enfermedad de Párkinson, es decir, hombres, menores de sesenta años, que llevan sufriendo la enfermedad más de diez años, y que tienen un nivel de estudio superior y unos ingresos familiares elevados.
Una vez conocido los perfiles de las personas más vulnerables se pueden implementar programas de protección especial para que estas personas no caigan en la depresión, máxime cuando tienen escasos recursos económicos para poder acudir a un psicólogo para ayudarla cuando surjan los primeros síntomas.

2 Comentarios

  1. ana - residencia la seu dice:

    Una enfermedad terrible el parkinson, todos los estudios que puedan hacerse para luchar contra ella con importantes tanto para enfermos como para sus familiares

    1. Gracias por sus palabras, esta enfermedad es crónica e incapacitante, y cambia la vida de quien la padece y de las personas más próximas.

Los comentarios están cerrados.