¿Nuevas explicaciones para trastornos de la alimentación en hombres?


A pesar de que actualmente la prensa presta menos atención que hace unos años a los casos de los trastornos de la alimentación estos siguen produciéndose a diario.

Trastrornos de la alimentación

Quizás el más común y del que apenas nos demos cuenta sea el de la obesidad. Un fenómeno preocupante por sus altos índices de afectados, pero que la sociedad parece no querer o no darse cuenta de ello.
En la siguiente gráfica interactiva se presenta la incidencia a nivel mundial de los trastornos de la alimentación, pudiéndose observar por género o por edad; mostrándose una mayor incidencia de estos trastornos entre los países “desarrollados” frene a los “no desarrollados”.

Hace unos años se dio mucha “publicidad” a la problemática de la anorexia, existiendo campañas de prevención al respecto en la televisión pública. Hoy en día, a pesar de que los efectos para la salud son los mismos, apenas hablan de ello y únicamente en las clínicas y asociaciones de afectados se enfrentan a esta problemática casi en “silencio”.
Tal y como sucedía con el cáncer de mama, en un principio se entendía que la anorexia era exclusiva de las mujeres, para luego comprobarse que no era así, si no que existía un bajo índice de casos entre varones.
En la siguiente gráfica se puede observar cómo es número de fallecimientos causados por los trastornos de la alimentación en función de la edad separando entre hombres y mujeres.
Como se puede ver en la gráfica a partir de la pre adolescencia se produce una separación progresiva del número de fallecimientos, aumentando rápidamente la en mujeres; mientras que en hombres lo hace progresivamente más lento.

Algunos estudios indican que la incidencia de los trastornos de la alimentación en hombres entre el 0,2% y el 0,4% de casos de anorexia nerviosa; el 0,1 y el 0,9% de bulimia nerviosa; y entre el 1,0 y el 1,1% del trastorno de atracón.
A pesar de las diferencias en cuanto a la incidencia de los trastornos alimenticios en función del género, las teorías explicativas con respecto al origen y mantenimiento han sido aplicadas a ambos géneros sin distinción, así se habla de las consecuencias de los medios de comunicación como factor social determinante, donde se muestran modelos “inadecuados” que “confunden” a los más jóvenes sobre unos cánones de belleza que no siempre van de la mano de la salud, pero ¿Existen nuevas explicaciones para trastornos de la alimentación en hombres?

Vídeo Recomendado: Trastornos alimentarios Discovery en la escuela

Trastornos de la alimentación en varones

Esto es precisamente lo que se ha tratado de averiguar con una investigación realizada desde el Institute of Psychology, Department of Clinical Psychology and Psychotherapy, University of Fribourg junto con el Institute of Psychology, Department of Clinical Psychology and Epidemiology, University of Basel (Suiza) cuyos resultados acaban de ser publicados en la revista científica Psychiatry Research.
Los autores plantean un modelo teórico que quieren comprobar si es respaldado por los datos. En este modelo teórico las emociones mal manejadas y los pensamientos distorsionados juegan un papel fundamental en los trastornos de la alimentación.
En el estudio participaron ciento veintitrés hombres de edades comprendidas entre los 18 a 37 años.
Los participantes tuvieron que rellenar diversos cuestionarios estandarizados, tanto para detectar síntomas depresivos a través del Beck Depression Inventory (BDI-II); la satisfacción con el propio cuerpo a través del Body Shape Questionnaire (BSQ-8C); los problemas de alimentación a través del Eating Disorder Examination Questionnaire (EDE-Q); problemas de regulación emocional a través del Difficulties with Emotion Regulation Scale (DERS); distorsiones cognitivas mediante el Short Trait Thought Shape Fusion Scale (TSF); así como el Índice de Masa Corporal calculado con los datos de peso y altura proporcionado por los participantes.
Los resultados indican la validez del modelo planeando, superando así los modelos previos basados exclusivamente en la incidencia social y en la distorsión de la imagen personal.
No se encontraron diferencias significativas en el Índice de Masa Corporal en función de la sintomatología depresiva o la edad de los participantes.


Explicaciones a los trastornos de la alimentación

Una de las limitaciones del estudio es que se centra exclusivamente en hombres, dejando a las mujeres fuera del mismo, por lo que no se puede conocer si este modelo es válido para ella también.
Igualmente, en el estudio no se han diferenciado los resultados por el tipo de trastorno de alimentación de los participantes, por lo que no se puede conocer si este modelo es válido para todos los casos, o únicamente para la anorexia nerviosa o el trastorno de atracón.
Si nueva investigación respalda los resultados anteriores, y tal y como señalan los autores, habrá que rediseñar los programas tanto de prevención como de intervención basado en este nuevo modelo, donde se dé más importante a los aspectos psicológicos que a los sociales.
Aunque los autores no señalan cómo podría mejorarse la intervención actual en los trastornos de la alimentación, las variables de distorsión cognitiva y manejo de las emociones parecen ser los principales focos a tener en cuenta.
Falta pues realizar pruebas con respecto a estas variables para comprobar si con ello se mejora la efectividad del tratamiento de los hombres con respecto a los trastornos de la alimentación.