¿Sabes que el deseo por casarse varía según la fase de la ovulación?

Si preguntamos a cualquier mujer sobre el deseo por casarse, probablemente no sepa que este va a ir variando durante los 28 días de la ovulación femenina.

Muchas son los efectos encontrados en algo que es exclusivamente femenino, el ciclo menstrual, y que va a afectar en decisiones tan importantes como en elegir pareja “para toda la vida” guiado por el deseo por casarse.

Fase de la ovulación

En la vida, a medida que nos hacemos adultos debemos de tomar algunas decisiones que van a cambiar nuestro futuro.
Mientras somos pequeños, estas van tomándola nuestros padres, empleando su propio criterio, pero cuando nos toca a nosotros decidir, ¿En qué nos basamos?
Decidir qué estudios universitarios realizar, en qué trabajar, qué casa adquirir,… va a depender de muchos factores, ya sea la experiencia previa propia o de otras personas, pero ¿Sabes que el deseo por casarse varía según la fase de la ovulación?

Jovenes universitarias

Esto al menos es lo que se ha encontrado gracias a una investigación realizada desde la Faculty of Health and Social Studies, University of South Bohemia (República Checa) junto con la Faculty Hospital Nitra, Department of Laboratory Medicine, Laboratory of Medical Genetics, la Private Secondary School FUTURUM, y la Faculty of Natural Sciences, Constantine the Philosopher University in Nitra (República Eslovaca) cuyos resultados han sido publicados en la revista científica Reproductive System & Sexual Disorders: Current Research.
En el estudio participaron trescientas una universitaria de primer curso, con una edad media de diecinueve años. Se descartaron del estudio a mujeres con problemas respiratorios, endocrinos renales o neurológicos, igualmente se excluyó a quienes consumían algún tipo de drogas o quienes empleaban hormonas contraconceptivas.
A todas ellas se les preguntó sobre cuando mantuvieron la primera relación sexual, con cuantas parejas ha mantenido relaciones sexuales, sobre su acuerdo o desacuerdo sobre su identidad sexual, la edad que creían óptima para tener su primera relación, así como sobre su opinión sobre la edad ideal para casarse.
A ciento diecisiete de ellas se las extrajo sangre para analizar los niveles de endorfinas reguladoras IGF-1, testosterona, estradiol y progesterona, a la vez que informaban sobre en qué fase de la ovulación se encontraban.
Los resultados informan de diferencias significativas el estradiol y la progesterona debidos a la fase de ovulación para la opinión sobre el momento óptimo para la primera relación sexual y el momento de casarse, así como en relación con la satisfacción con la identidad sexual.
Igualmente no encuentran relación significativa entre los niveles de endorfinas reguladoras IGF-1 y la edad real de la primera relación sexual ni con el número de parejas sexuales que se ha tenido.

Deseo por casarse

Entre las limitaciones del estudio está la selección de las participantes, todas universitarias con una edad similar, por lo que no se puede conocer si estos resultados se mantienen o no a otras edades, o entre las mujeres que no acceden a estudios universitarios.
Igualmente el estudio se queda en una simple descripción de datos exploratorios sin entrar a valorar las implicaciones que estos pueden tener.
Hay que tener en cuenta que los resultados se basan en las opiniones de las participantes, respuestas a unas preguntas, que no están estandarizadas, aspecto que denota cierta carencia en la metodología que podría mejorarse con la incorporación de test estandarizados u otros medios más objetivos de evaluar la opinión de las participantes.
Igualmente el observar cambios en función del ciclo menstrual sobre el momento óptimo, tanto en la primera relación como en la edad óptima del matrimonio no implica que ninguno de los dos se produzca según se desea, ya que en ambos casos hay que contar con una pareja que esté de acuerdo y dispuesta.
Por lo que si bien, por ejemplo, la mujer en un momento de su ciclo decide casarse, y en otro, que todavía no es tiempo, todavía queda que la pareja esté de acuerdo con ello.
Decisión sobre la que van a entrar en juego muchos otros factores, ya sea tanto por parte de la aprobación de la familia, el aspecto económico, e incluso la disponibilidad laboral para ello.
Ya no se trata de que el ciclo de la mujer vaya a influir a la hora de elegir la fecha de la boda, el lugar de la ceremonia, el de la celebración posterior,… si no del primer paso, el de decidirse por casarse por parte de la mujer.