¿Qué efectos de distracción al volante tiene el contestar mensajes?

Una de las principales causas de muerte mientras se conduce es la distracción al volante.

Distracción al volante

Mucho se ha investigado sobre cuáles son las principales causas de distracción al volante, ya sea proveniente del propio conductor o de otras personas.
A partir de estos descubrimientos se van modificando las leyes para evitar así los accidentes de tráfico.
Una pequeña distracción de la carretera, algo que atrape la atención durante unos segundos es suficiente para no ver cruzarse a un pequeño tras un balón, o para no frenar a tiempo cuando el coche de delante acaba de hacerlo.
Así en muchos países se han prohibido conducir sin el teléfono de manos libres, ya que sujetar un celular requiere soltar una de las manos del volante, una realidad novedosa que hace unos años ni se planteaba como distracción al volante.
Es cierto que en muchas ocasiones es “cuestión de reflejos” poder salir airoso de esas circunstancias, pero ¿Qué efectos de distracción al volante tiene el contestar mensajes?

Mensajes al volante

Esto es precisamente lo que se ha tratado de responder desde el Department of Psychology, Coastal Carolina University (EE.UU.) cuyos resultados han sido publicados en la revista científica Journal of Behaviour Health.
En el estudio participaron treinta y cinco universitarios, con edades comprendidas entre los dieciocho a veintidós años.
Los participantes fueron divididos en dos grupos, aquellos que realizarían la tarea experimental sin recibir ningún mensaje mientras la conducción y los que sí lo harían.
La tarea consistía en emplear un simulador de conducción a la vez que recibía mensajes del experimentador que debía de responder, estas eran cuestiones sencillas sobre sus preferencias, por ejemplo su color favorito.
Igualmente respondieron un cuestionario ad-hoc sobre el uso de los mensajes y su contenido en su conducción habitual.
A una velocidad moderada en el simulador se observó el número de infracciones cometidas y por tanto de distracción al volante cuando debía de contestar los mensajes.
Los resultados muestran diferencias significativas en la distracción al volante en función del grupo asignado, con y sin mensajes de textos que contestar.
Para conocer en concreto cómo afectaba la distracción al volante se dividieron las infracciones en cuatro categorías, los golpes a otros vehículos, las líneas no respetadas, los golpes a paredes, y los límites de velocidad.
Los resultados muestran un incremento de golpes a otros vehículos y contra objetos fijos como paredes, al igual que no respetar las líneas de la carretera. No hallando diferencias en cuanto a la velocidad.

Accidente al volante

Una de las limitaciones del estudio es sobre que no informa de los participantes cuantos eran mujeres, ni analiza si existen diferencias entre los resultados de los hombres frente a las mujeres, por lo que no se puede conocer si los efectos hallados se da en ambos géneros o no.
Igualmente la selección de la edad de los participantes es una limitación, ya que los jóvenes a pesar de ser los que hacen un uso más intensivo de Internet y de los smartphone y por tanto de los mensajes, son también los que mejores reflejos tienen para evitar accidentes.
Por tanto se esperaría que a mayor edad en los participantes, la distracción al volante fuera mayor, aspecto que no ha sido investigado.
Hay que destacar los beneficios de la prueba realizada con simulador, ya que esta investigación no se podría realizar en la vida real sin poner en riesgo la seguridad del participante, lo que se convierte también en una limitación, desde el momento que el participante sabe que no le pasará nada si se accidenta.
Destacar la importancia de la atención en la conducción, ya que algo tan “simple” como contestar en el móvil diciendo “rojo” como color favorito, puede suponer la diferencia entre estrellarse u atropellar a otro.
Muchos conductores han tomado conciencia en los últimos años sobre la importancia de parar para contestar una llamada, pues lo mismo debería de hacerse para responder un mensaje, ya que los escasos segundos que se pierde de vista la carretera pueden ser decisivos para evitar un accidente de tráfico.