¿Por qué no se integran algunos inmigrantes?

Un fenómeno preocupante para las autoridades de cualquier país es cuando se producen “guetos”.
Esto es, Concentración en uno o varios barrios de ciudadanos de un mismo país, lengua o religión extranjera.
Históricamente se han Utilizado los “guetos” como forma de marginar a un determinado colectivo, separándolos del resto, y negándoles el acceso a determinados servicios.

El problema de la integración de los inmigrantes

Una forma de “marcarlos” y discriminarlos convirtiéndolos en “ciudadanos de segunda”.
Una práctica prohibida en la actualidad por los sentimientos de división interna que generan dentro de la comunidad que pueden llevar al odio interracial, interreligioso o de cualquier otra índole.
Dentro de la psicología social se trata de estudiar cómo se forman los grupos, y cómo estos pasan a conformar una sociedad, pero ¿Por qué no se integran algunos inmigrantes?

Vídeo Recomendado: Nexos En Europa

Analizando las variables de la Integración de los inmigrantes

Esto es lo que ha tratado de averiguarse con una investigación realizada desde The University of Newcastle (Australia) junto con la University of Sofia (Bulgaria) cuyos resultados acaban de ser publicados en Asian Journal of Social Psychology.
En el estudio participaron doscientos veintiún alumnos universitarios mayores de edad.
A todos ellos se les evaluó su nivel de individualismo o colectivismo mediante el cuestionario estandarizado Relational, Individual, and Collective self-aspects scale (RIC).
La prueba consistió en responder a unas cuestiones sobre su percepción sobre la familia y amigos: frente a otras con respecto a la pertenencia a la comunidad.
Los resultados muestran que aquellas personas con puntuaciones individualista más elevadas son más propensos a los grupos de intimidad, familia y amigos.
Por el contrario, aquellos con puntuaciones más elevadas al colectivismo, son más propensos a la integración en la sociedad.


Variables personales vs. colectivas en los Inmigrantes

Hay que tener en cuenta entre las limitaciones del estudio que se trata de auto informes, es decir, lo que uno responde sobre lo que cree, donde no se ha incluido ninguna valoración objetiva, como horas que pasa en actividad de la comunidad.
Igualmente, el estudio se ha concentrado en un grupo específico, jóvenes universitarios, por lo que es difícil extrapolar sus resultados a otras poblaciones.
A pesar de las limitaciones anteriores, el estudio permite realizar ciertos planteamientos que hasta ahora estaba asumidos con respecto a la “dificultad” o no de la integración de determinados colectivos.
Hasta ahora se pensaba que había colectivos “más complicados” de integrar debido a su idioma, cultura o religión.
Este estudio resalta que dichas diferencias no Son tanto por el colectivo como De índole personal.
Es decir, dentro de un colectivo, habrá individuos más reacios a pertenecer a la colectividad, prefiriendo “encerrarse” en su “mini grupo” de familia y amigos.
En cambio, otros estarán dispuestos a colaborar y pertenecer a la sociedad, procediendo ambos del mismo colectivo.
Queda pues determinar cuándo surge estos sentimientos individualistas y colectivistas, y cómo intervenir en modificarlos, con el objetivo de facilitar la integración en la sociedad de todos los grupos que la componen independientemente de su lugar de origen, lengua, cultura o religión.