Descubre qué es la Terapia Narrativa y cuáles son sus claves

Entrevista al Dr. Carlos A. Chimpen, profesor de la Universidad de Extremadura, quien nos habla ahora en profundidad sobre la Terapia Narrativa.

– ¿Qué es la Terapia Narrativa?

La terapia narrativa es una forma particular de comprender las identidades de las personas. Ve los problemas separados de las personas y asume que se tienen muchas habilidades, capacidades, competencias, creencias, valores y compromisos que ayudarán a cambiar la relación con los problemas en sus vidas. Desde este punto de vista relacional, se considera que las historias son una parte central para la comprensión de nuestra forma de trabajar. Por esto se denomina narrativa.
También consideramos, como decía Michael White que: “Los relatos mediante los que damos sentido a nuestra experiencia están influidos sobre todo por factores culturales y sociales”. De este modo, no sólo se trabaja individualmente, sino también con familias y comunidades.

– ¿De dónde surge la Terapia Narrativa?

La terapia narrativa surge del trabajo conjunto de Michael White en Australia y David Epston en Nueva Zelanda. Las bases teóricas son de procedencias diversas: la antropología cultural, la filosofía posmoderna, la psicología de la educación y el trabajo social, por mencionar algunos de los más relevantes. Sin embargo, a nivel práctico, la terapia narrativa surge dentro del campo de la terapia familiar sistémica.

– ¿Está sustentada en investigación psicológica y de ser así cuáles son sus principales referencias?

La práctica narrativa está sustentada en investigación tanto cuantitativa como cualitativa. Dependiendo de si es un trabajo comunitario o de terapia más individual o familiar se empleará uno otro tipo de investigación. Para la práctica narrativa colectiva se utiliza la investigación propia de la antropología social y cultural es decir una investigación más cualitativa como puede ser la investigación-acción propuesta por Kurt Lewin. También cuando se trata del análisis del discurso se trabaja con la investigación cualitativa. El grupo de Gonçalves en Portugal es una referencia en este sentido. Finalmente, en la terapia individual de pareja o familiar se trabaja con la metodología propia del estudio de la eficacia de la terapia. Aquí se pueden usar cuestionarios para medir el cambio producido por la terapia en determinadas variables. Lógicamente para esto se utilizará la estadística y todos aquellos métodos procedentes de la investigación cuantitativa.



– ¿Para qué tipo de personas está indicada la Terapia Narrativa?

Las prácticas narrativas no tienen “contraindicaciones” ni restricciones de ningún tipo, pueden ser aplicadas en diversos contextos y para todo tipo de problemas o situaciones desde traumas hasta los trastornos mentales y emocionales más conocidos y considerados “graves” como los psicóticos (la esquizofrenia), las adicciones, los trastornos emocionales o problemas familiares y de convivencia. Lo que hace el terapeuta es empezar derrumbando (deconstruyendo) estas “etiquetas” junto con la persona o personas para poder seguir construyendo, en una relación de colaboración, otras identidades más preferidas y útiles para los consultantes. En algunas problemáticas como la discapacidad intelectual se está investigando su aplicación en estos momentos, aunque quizás sea una de las áreas en las que se recomienda una intervención más de tipo conductual que narrativo, dependiendo también del grado de discapacidad intelectual.

– ¿Aparte del campo clínico qué otras aplicaciones puede tener la Terapia Narrativa?

Los principios de las Prácticas Narrativas pueden aplicarse en muchos contextos, de hecho se están desarrollando cada vez más en contextos “no clínicos” como la educación, el trabajo social y las organizaciones. En general es un modelo fácilmente adaptable a cualquier ámbito relacionado con las ciencias sociales como, por ejemplo, la promoción, prevención e intervención comunitaria relacionada con cualquier tipo de problema, el ámbito de la educación y la orientación escolar, la orientación laboral, la intervención con menores delincuentes, intervención con comunidades afectadas por diferentes problemáticas sociales y la participación en movimientos sociales.

– ¿Se requiere algún tipo de dote literaria para poder ser paciente o terapeuta de la Terapia Narrativa?

No hace falta ninguna dote literaria para la terapia narrativa. Narrativa es una forma metafórica de hablar de las conversaciones que tienen lugar en una sala de terapia. La analogía del texto aparece por una cierta semejanza encontrada entre la noción de mapa y la de narración ofrecida por Jerome Bruner, con la diferencia de que “narración” incorpora una dimensión temporal. Por tanto, la palabra “narrativa” no tiene tanto que ver con las dotes literarias sino con una de las ideas fundamentales de este modelo: las personas damos significado a nuestra vida a través de las historias que contamos sobre nosotros mismos y sobre los demás.
Por supuesto, en toda psicoterapia está implicada una buena dosis de arte y de creatividad pero no para la literatura sino para realizar buenas preguntas que ayuden al consultante a reflexionar y a pensar alternativas a la historia del problema. Las personas organizan su experiencia y dan sentido a su vida por medio del relato (lenguaje). La manera en que relatamos estas historias, determina el significado que le damos a la experiencia. Los efectos de la historia concreta que elegimos contar pueden impulsar o impedir la realización de ciertos actos en nuestra vida.
Al contar una y otra vez la misma historia, el relato se enriquece con nuevas ideas que añadimos para rellenar lagunas de la historia original, transformando, de esta manera, la historia en un nuevo relato más amplio que el anterior. Aquí es donde tiene cabida la pericia del terapeuta al preguntar acerca de eventos determinados que enlazados entre sí y contados de otra manera den forma a una historia alternativa a la del problema.
También se realizan cartas terapéuticas, cuentos terapéuticos o certificados de finalización de terapia, pero no se necesitan dotes literarias sino saber escribir claramente la historia alternativa que se contrapone a la historia del problema. Aún así, no son necesarias este tipo de herramientas terapéuticas, son una más de las posibilidades que ofrece la terapia narrativa para ayudar a nuestros consultantes.

– ¿Es requisito que sea psicólogo quien utilice la Terapia Narrativa?

No. De hecho estas técnicas surgieron en el contexto de la terapia familiar sistémica y uno de los creadores de la Terapia Narrativa, Michael White, era trabajador social. Por lo tanto, este es otro ejemplo de la flexibilidad que ofrece este modelo innovador, que no sólo no está limitado a un problema o población específica, sino que tampoco está limitado a cierto tipo de profesionales con formación específica en psicología o psicoterapia.
Su gran adaptabilidad a cualquier contexto hace que sea posible su utilización por parte de profesionales de distintos ámbitos de la relación de ayuda como enfermería, trabajo social, psicopedagogía, educación, medicina, organizaciones e instituciones.

– ¿Qué beneficios tiene emplear la Terapia Narrativa frente a otro tipo de terapias?

Podríamos hablar de la forma respetuosa y no culpabilizadora de acercamiento a la persona que tiene la terapia narrativa. También del empoderamiento que se ofrece tanto a las personas como a las comunidades con las que trabajamos desde la práctica narrativa. Así mismo, se trabaja con el sentido de identidad de la persona y no sólo con la sintomatología. De este modo, se ponen de relieve aspectos tan importantes para la identidad como las esperanzas, los sueños, los valores, los compromisos, etc. que dan forma a las vidas de las personas implicadas en un proceso terapéutico.
Finalmente, destacar que la terapia narrativa trabaja desde un modelo relacional en el que los problemas se ven desde un punto de vista cultural y no sólo individual. De este modo, se analizan las relaciones que existen entre el problema y conceptos culturales como el machismo, el perfeccionismo, el individualismo, la competitividad, por mencionar algunos. Creo que este último aspecto es algo que diferencia las prácticas narrativas de otros modelos de terapia.

– ¿Se puede emplear la Terapia Narrativa junto con otras terapias?, ¿En qué casos sería conveniente y en cuáles no?

La Terapia Narrativa tiene como base epistemológica el postmodernismo, que representa toda una cosmovisión o manera de ver el mundo en general, no sólo la psicoterapia o la relación de ayuda. Una de las ideas básicas del postmodernismo y que es un pilar fundamental para las prácticas narrativas, es que no existen verdades absolutas. El postmodernismo no se declara en contra de las diferentes escuelas o modelos que existen actualmente en Psicología sino que se posiciona en contra de declaraciones o posturas absolutas. Quizás esto es algo que debe desarrollarse en un contexto de entrevista diferente por la profundidad teórica y epistemológica de la respuesta, sin embargo debo dejar claro que el respeto a otras orientaciones es un asunto fundamental. Algunos profesionales utilizan ciertos puntos de vista de la terapia narrativa como técnicas concretas a aplicar en diferentes problemáticas, la externalización es la más conocida. Sin embargo, desde la terapia narrativa no entendemos la externalización como técnica sino como cosmovisión.

El principal libro, que se ha convertido en un estandarte de la terapia narrativa es: “Medios Narrativos para Fines Terapéuticos” de White y Epston, publicado en Paidós. Pero a algunas personas les resulta difícil de comprender. Quizás el libro de Martin Payne: Terapia Narrativa: una introducción para profesionales, sea más sencillo de entender, aunque algunos detalles de la práctica no son abordados en profundidad.
En nuestra página web, www.aeten.es, encontrarán muchos artículos, presentaciones de los encuentros de AETEN (Asociación Española de Terapia Narrativa) y varios links para poder leer artículos de otros lugares de habla hispana y también en inglés.
Lo que puedo recomendar fuertemente, es que si estás interesado en formarte y en utilizar la terapia narrativa, que realices el Máster de Terapia Narrativa y Trabajo Comunitario de la Universidad de Extremadura. Es un programa de 600 horas de formación con énfasis práctico y con varios módulos de supervisión. El curso 2014-2015, si todo sale bien, tendremos la primera de las promociones del Máster. En los dos cursos anteriores, 40 alumnos han tenido la oportunidad de realizar el curso de Especialista Universitario en Trabajo Comunitario y Terapia Narrativa por la misma Universidad. De momento, es el único programa universitario de toda España que ofrece una titulación de este tipo. Se encontrará información de este programa en la página antes mencionada, www.aeten.es. También en la siguiente página de la Universidad de Extremadura:
http://www.unex.es/organizacion/secretariados/postgrado/funciones/cursos/especialista/trabajo%20comunitario%20terapia%20narrat
Cualquier información adicional que se necesite se puede escribir al email: aetensec@gmail.com o a mi email de la universidad: cchimpen@unex.es

Desde aqui agradecer al Dr. Carlos A. Chimpen por habernos acercado a las claves de la Terapia Narrativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *