¿Se puede evitar los errores en el ámbito sanitario?


Cuando una persona acude a consulta se pone literalmente “en manos” del profesional de la salud..

Errores en el ámbito sanitario

Cualquier error que este cometa va a repercutir directamente en la salud del paciente, además de suponer un gasto innecesario para el sistema sanitario y motivo de litigios legales al respecto.
Imagine cuando se trabaja en un centro sanitario o un hospital, donde hay veinte o treinta profesionales de la salud trabajando en el mismo; en estos casos la posibilidad de error se multiplica exponencialmente.
El establecimiento de protocolos de actuación y la práctica de los profesionales hace que muchos errores se eviten; pero cuando estos se producen existen dos posibilidades; que el profesional y el resto del personal de área aprendan para evitarlo o que no suceda nada, a la espera de que no vuelva a repetirse.
Un diagnóstico inadecuado, un tratamiento sin tener en cuenta los antecedentes familiares del paciente,… son muchos los factores que pueden en un momento determinado facilitar el error, pero ¿Se puede evitar los errores en el ámbito sanitario?

Vídeo Recomendado: El Impacto del Estrés Laboral en el clima Laboral

El estrés en el ámbito sanitario

Precisamente esto es lo que ha tratado de responderse con una investigación planteada por parte de la University G. d’Annunzio junto con la University of Trieste (Italia) cuyos resultados se han publicado en la revista científica Frontiers in Psychology.
En el estudio han participado sesenta y un profesional de la salud pública italiana del área de la enfermería y la obstetricia, de los cuales cincuenta y una eran mujeres, con edades comprendidas entre los 31 a 68 años.
Todos los participantes respondieron a una escala autoadministrada sobre el clima de aprendizaje (si se facilita o no el aprender de los errores en la empresa); igualmente se evaluó el nivel de estrés laboral a través del cuestionario estandarizado General Health Questionnaire (GHQ); por último, se evaluó la práctica profesional a través de autoreporte.
Los resultados informan que no el aprendizaje de los errores y su posterior aplicación en la práctica profesional esta mediado por el nivel de estrés de los participantes. Esto es, a pesar de existe un adecuado clima que facilita el aprendizaje de los errores, este aprendizaje no se pondrá en práctica si los trabajadores están sometido a mucho estrés, repitiendo una y otra vez los protocolos a pesar que estos puedan llevar a repetidos errores.
En cambio, si los profesionales de la salud tienen un nivel de estrés moderado, son capaces de aprender de sus errores, de transmitir a otros compañeros y de esta forma, mejorar la práctica profesional.
Una mejor profesional que se ha calculado en un 10% con niveles moderados frente a niveles elevado de estrés.


Relación entre el estrés y los errores en el ámbito sanitario

Hay que tener en cuenta el pequeño grupo de profesionales que han participado, y la idiosincrasia del pueblo italiano, por lo que se requiere de nueva investigación antes de concluir al respecto.
Igualmente, entre las limitaciones del estudio se encuentra el uso de los cuestionarios de autoevaluación como método de recogida de datos, en vez de otros como la observación de terceros.
A pesar de lo anterior, hay que destacar el elevado efecto positivo sobre la reducción de errores en la práctica profesional interviniendo en un solo factor como es el nivel de estrés del personal.
Hay que recordar que un estrés moderado no sólo va a facilitar estos aprendizajes de los errores cometidos, sino que va a tener importantes efectos con respecto al clima laboral, a la calidad asistencial ofrecida e incluso con respecto a la salud personal de los trabajadores.
El aumento de la toma de conciencia por parte de las empresas sobre el nivel de estrés entre sus trabajadores debería ser prioritario, para conseguir un equilibrio entre el desempeño y el estrés; de forma que se trabaje a gusto y ofreciendo la máxima profesionalidad, sobre todo en el ámbito sanitario.