Participación en entrevista del Pais sobre Pokemon Go

Pokemon - Cátedra Abierta de Psicología y Neurociencias


A continuación transcribo entrevista realizada por Dª Eva Canero, periodista de El País sobre un reciente fenómeno de masas denominado Pokemon Go.




¿A qué cree que se debe el éxito de Pokemon Go?

Pokemon Go es un juego de realidad aumentada, que sigue la estela de éxito del videojuego español Invizimals, pero con la temática de los Pokemon.
Por tanto, es una apuesta segura, una forma novedosa y exitosa de jugar, la realidad virtual; y una temática que ha marcado a más de una generación, los Pokemon.
La novedad del juego, pero también la familiaridad de la temática hace que los gamers quieran “explorar” las potencialidades del juego.

¿Qué requisitos cree que debería tener un videojuego para que “enganche” más que otro?

Para que un juego “enganche” debe de tener una serie de requisitos:
– Una historia creíble, en este caso, todos los gamers la conocen gracias a las series televisivas.
– Distintos niveles de dificultad que van aumentando a medida que el jugador invierte más tiempo en el mismo.
– Una interactividad inmediata, de forma que el jugador recibe “su premio” en cuanto alcanza un objetivo, lo que le motiva a nuevos retos.
– Una competencia con otros jugadores, ya sea a nivel de acumulación de premios con los que compararse con otros; o bien mediante un “listado” de los mejores jugadores.
– Cierto nivel de “sorpresa” de forma que el gamer conozca cómo funciona, pero no exactamente lo que va a suceder en cada momento.
– Unos gráficos y música de acorde a la acción realizada, para “reforzar” el éxito alcanzado.
Dependiendo del diseño del juego y de que cumpla todas o algunas de las condiciones anteriores, así será más o menos adictivo.
Así, un juego novedoso, puede ser “abandonado” a las pocas horas o semanas si no evoluciona la historia o no hay mayores “sorpresas”.

¿Qué necesidad o carencia psíquica o emocional cubre este tipo de juegos?

Aunque para cada persona los juegos pueden significar algo distinto, como una forma de ocio, evasión o incluso formación, los juegos suelen cumplir un objetivo.
Aunque originariamente los juegos fueron creados como una forma de ocio, sin más objetivo que el de entretener, hoy en día estos han evolucionado mucho.
Los jugadores se pueden sentir atraídos, tanto por la historia del juego, sus gráficos o sonido, como por la competitividad, consigo mismo o con los demás gamers.
El juego ha acompañado a los humanos desde el principio como forma de “perfeccionar” habilidades, y no es exclusiva del ser humano, ya que se puede ver en muchas especies animales, como a cachorros de león “simulando” una caza.
Lo que ha cambiado y es exclusivamente humano, son los niveles de abstracción y complejidad a los que ha llegado, así se puede jugar a volar un avión o conducir un coche, sin salir del cuarto.
Una evolución más, es precisamente la realidad virtual, donde incluye el juego en la vida de cada uno.
Hay que tener en cuenta que actualmente existen juegos educativos, que buscan “aprovechar” el tiempo del gamer para formarle en alguna habilidad o capacidad, por ejemplo, en el desarrollo de un idioma.
Igualmente hay juegos sociales, donde la interactividad con otros jugadores es fundamental para el desarrollo del mismo, por lo que en vez de “aislar” el juego, “facilita” las relaciones sociales a los gamers.
Con respecto a la ciberadicción, hay que tener en cuenta que el perfil de los adictos al juego ha cambiado mucho en los últimos años, debido principalmente al cambio del “estilo” de los propios juegos.
De hecho, se puede considerar que hoy existen más adictos a las redes sociales que a los propios videojuegos.

¿Crees que este juego podría tener alguna aplicación terapéutica? ¿Podría ser útil para superar una depresión, por ejemplo?

Actualmente la realidad aumentada está siendo empleada en la clínica, tanto para atender casos de fobias como otras patologías.
En los últimos años se han probado con éxito este tipo de aplicación clínica tanto de la realidad aumentada como la realidad virtual.
Una aplicación que permite a la persona enfrentarse y afrontar situaciones que de otra forma sería muy difícil de lograr, por ejemplo, ponerse delante de un precipicio a una persona que tiene miedo a las alturas.
Estos son “juegos” adaptados a las necesidades terapéuticas, cuyo progreso es supervisado por un especialista que va guiando en su tratamiento.
El juego de Pokemon Go, como tal, tiene un componente lúdico, e incluso puede incentivar a “salir a la calle” a personas que no “tengan muchas ganas” como en el caso de aquellas que muestran síntomas depresivos.
Pero hay que tener en cuenta que este juego está orientado a un público muy específico, y que la depresión entre los más jóvenes en menos frecuente de lo que se cree.
Con anterioridad se han realizado “modificaciones” de juegos para darles un uso terapéutico, aunque actualmente ya se trabaja directamente con los programadores para crear el ambiente y los objetivos necesarios en los juegos de aplicación clínica.

¿Cree que una sociedad en la que gran parte de la población adulta pasa tantas horas “enganchado” a este tipo de juego es una sociedad infantilizada?

Actualmente la ciberadicción es algo “habitual”, si bien hace unos años afectaba a “unos pocos” gamers, que se encerraban en sus habitaciones a jugar o a estar “enganchados” a Internet.
Hoy en día, la facilidad que proporcionan los dispositivos móviles permite a los usuarios estar conectados casi las veinticuatro horas.
Algo que ha llevado “a muchos” a tener una verdadera dependencia tecnológica, de la que parece no “preocuparse” en exceso.
Cuando alguien necesita “recordar” el número de teléfono de un compañero, echa mano de la agenda de su Smartphone, y muy rara vez se acude a los voluminosos listines telefónicos.
Es indudable la utilidad que eso supone para los usuarios, pero también la dependencia que genera entre los mismos.
“Un día sin conectarse” puede ser el peor de los castigos para un adolescente, ya que no podrá responder los comentarios de sus amigos, ni ver los últimos vídeos, ni siquiera contestar el e-mail.
Es cierto que Pokemon Go ha puesto de relevancia un fenómeno que parecía insólito, que pequeños y “mayores” jueguen a lo mismo.
Esto es debido a que durante años se ha estado emitiendo esta serie en programación infantil, y por tanto varias generaciones se han criado con ello. Igual que con otras series como los Simpson.
Lo que quiero destacar es que estar “enganchado” es algo “habitual” lo único que pasa es que ha puesto relevante, debido al comportamiento “casi excéntrico” que requiere este juego, deambulando de un lugar a otro, siguiendo “pistas” que únicamente ve el jugador en su Smartphone, en muchos casos ajeno a lo que ocurre a su alrededor.
Es cierto que se trata de un “juego infantil”, pero en este “enganche emocional” con lo que le gustó en la infancia, por lo que tiene tanto éxito las “sagas” cómo Star Trek.

En su opinión, ¿el perfil de este individuo está marcado por la falta de madurez? ¿Podría darnos los rasgos generales de este tipo de persona?

Vivimos en una sociedad de consumo, donde da lo mismo lo que se consuma mientras se gaste, de ahí que los publicistas traten de vender todo lo que nos pueda “conmover” y no hay nada más vendible que aquello que nos haga recordar buenos momentos.
La apuesta por los recuerdos de la infancia es una apuesta segura, de ahí que vuelvan a ponerse de moda los 80, o los 60; y no es más que una técnica comercial para que los mayores vuelvan a “sentirse jóvenes” y de paso gasten.
La madurez del individuo o de la sociedad, en mi opinión no se decide tanto por lo que hace o con lo que juega, como por sus decisiones ante los asuntos importantes de la vida.
El cierto que de unos años a esta parte, el mercado del ocio, tanto de videojuegos, películas,… ha ido cada vez extendiéndose a captar el mayor número de usuarios.
Incluso las mujeres, un colectivo tradicionalmente reacias a pasarse horas y horas delante de una pantalla, incluso ellas han sucumbido a los juegos sociales como los Sims.
Es decir, en mi opinión, no ha sido tanto la sociedad quien ha cambiado, sino que el mercado ha buscado la forma de vender ocio casi de forma personalizada.

¿Cree que este tipo de juego es una forma de evasión, de eludir la realidad?

Hay que distinguir entre varios tipos de gamers:
– Está el que juega porque está de moda, es decir, siempre juega a lo último que salga, sea lo que sea; y es una forma de sentirse en sociedad “a la última”.
– Está quien juega como forma de “matar el tiempo”, por ejemplo, es muy habitual de “rellenar el tiempo” en la oficina con el “Solitario” cuando no hay trabajo.
– El que efectivamente se evade de su realidad jugando, ya que en el juego puede ser “alguien” diferente, alguien exitoso, habilidoso o que desempeña un rol distinto al de su realidad.
– El que juega por adicción o ciberadicto, que no está motivado por nada de lo anterior, sino que está “enganchado” al juego.

¿Es acaso la realidad aumentada una forma de escapar de la vida real?

La realidad aumentada está pensada para “rellenar” la realidad, no para sustituirla.
Las famosas Google Glass fueron los primeros dispositivos que se pretendían usar como realidad aumentada como forma de “facilitar” la vida a sus usuarios, pudiendo obtener al instante información geolocalizada, por ejemplo, cuando va de turismo a otra ciudad.
El problema de estas u otras gafas similares es que a los usuarios les cuesta “seguir” dos realidades, la aumentada y la “real”.
En la aumentada aparecen indicadores, flechas, incluso imágenes o vídeos, mientras que en la “realidad real” no aparece nada de ello; por tanto, es menos “atractiva”, pero en cualquier caso necesaria.
Así lo ha evidenciado en los pocos días que lleva funcionado el juego Pokemon Go, donde ha habido más de un accidentado mientras cruzaba una calle o tenía que atravesar un seto, donde el jugador, centrado en “atrapar al pokemon” se ha llegado a magullar e incluso herir por no atender a “la realidad”.
Uno de los peligros de la realidad aumentada es efectivamente que el jugador prefiera “permanecer” en ella, obviando la “insulsa” vida que tiene, o al menos así lo puede llegar a sentir.
Igualmente, y tal y como se ha indicado, la falta de atención por donde se camina puede llevar a la persona a sufrir accidentes, tal y como sucedió al principio de la popularización del Smartphone donde atropellaron a más de uno por cruzar sin mirar.


¿Qué consecuencias puede tener la mezcla (en este caso, roza la fusión) de juego y realidad?

Todavía es pronto para poder conocer si la realidad aumentada puede provocar problemas mentales, debido a esa “mezcla”; pero si sigue la “estela” de la ciberadicción, no es de extrañar que en unos meses puedan empezarse a dar los primeros casos.
En países como en Australia están concienciados con este problema, por lo que han creado clínicas especializadas para el tratamiento de todo tipo de adicción relacionadas con la tecnología como la ciberadicción.
Tratar de mantener “dos realidades” a la vez puede llevar a una psicosis en la persona, que no sea capaz de distinguir entre ambas, mezclándolas en su mente.
Todo ello siempre que se “olvide” que se trata de un juego, y que este puede y debe ser apagado cada pocas horas.
Uno de los rasgos más evidentes de tener problemas de adicción es precisamente el aumento de las horas de dedicación a dicha actividad, en este caso el juego.
Aunque no existe una medida establecida, dos o tres horas serían las máximas indicadas para un menor, a la hora de jugar. Más allá, no sólo va a suponer un peligro de adicción, si no que puede tener consecuencias en un menor rendimiento académico o ir en detrimento de sus relaciones sociales.
Cuanto antes se empiece a jugar con la realidad virtual, antes se está expuesto a los peligros de su “abuso” y más probabilidad existe de que puede provocarle problemas.

Aspectos del juego como obtener premios, superar niveles, relacionarse… son situaciones que muchas veces en la vida real no son posibles.

¿Cree que jugar es la manera de ser mejor de lo que uno puede ser en su trabajo o en su vida real?

Jugar sobre todo en los juegos de Rol ofrece a la persona una la posibilidad de ser “otro” totalmente distinto, por ejemplo, convertirse en un trol o un mago; personajes que para “sobrevivir” tienen una forma de ser y comportarse.
Tal es así que se puede llegar a producir una disociación entre la personalidad del gamer en su vida diaria y la que se usa en el juego.
Disociación que en la mayoría no provoca mayores problemas, ya que, al desconectar el juego, se desconecta de esa “otra” personalidad; pero que en algunos gamers puede provocarle un verdadero cambio de su propia personalidad al confundir el juego con la realidad.
Dicho lo cual, los juegos “orientados” a la salud, por ejemplo, los de fitness o dietas saludables están pensados para cambiar la vida de la persona, ofreciendo “recompensas” sonoras o en forma de “estrellas” cuando se alcanza el objetivo planteado.
Estos juegos no buscan entretener sino mejorar la propia vida del gamer.
Un aspecto positivo que parece tener Pokemon Go, donde el gamer debe de salir a la calle en busca de nuevos personajes, ir a los gimnasios pokemon,…; algo que algunos profesionales empiezan a señalar que podría ser beneficioso para determinadas problemáticas como la depresión o la ansiedad social, ya que “obliga” a gamer a “dejar sus problemas atrás” y salir en busca de sus objetivos.
Pero los beneficios de Pokemon Go no van a quedar ahí, como ya se observase en investigaciones con menores que eran seguidores de la serie Pokemon, en donde se observaba cómo estos pequeños tenían un mayor desarrollo de la capacidad de orientación espacial; Pokemon Go puede “ayudar” a muchos a conocer su cuidad y otros lugares, facilitando el desarrollo de habilidades de orientación espacial, a la vez que posibilita un mayor contacto social.

Por otro lado, ¿qué síntomas podrían alertar de que se está jugando a este juego de forma excesiva y que deberíamos parar?

Son varios los síntomas que pueden dar “aviso” de que el juego está “absorbiendo” al gamer; pero el principal de ellos es el consumo del tiempo.
Todos tenemos un tiempo limitado, el cual repartimos entre dormir, trabajar/estudiar, realizar otras actividades y el ocio.
Las adicciones como a los videojuegos van poco a poco copando el tiempo, ocupando primeramente el de ocio, para con posterioridad reducir el tiempo de “otras actividades” e incluso las horas de dormir.
Pero entre los más “enganchados” puede llegar a quitar tiempo incluso del trabajo/estudio, lo que conlleva importantes consecuencias en su desarrollo profesional/estudiantil.
Cuando el uso del juego como ocio para a ser abuso, debido a una “necesidad” de jugar “olvidándose” del resto es porque la persona está empezando a sufrir una adicción.
Hay que tener en cuenta que cuando se habla de ciberadicción se trata de una patología que requiere de la intervención de un profesional para superarla, y no es algo que se pueda “dejar” por sí mismo.
Este “consumo excesivo de tiempo” se va a trasladar rápidamente a menos horas de sueño, irritabilidad, problemas de concentración y necesidad de seguir jugando.
Aunque suele ser un cambio paulatino, y a veces la familia y amigos no se dan cuenta, cuando ya son “demasiadas” horas y es tan evidente, empiezan las “quejas sociales” donde uno u otro empiezan a “indicarle” sobre su “abuso“.

¿Cree que los padres deberían prohibir o limitar a sus hijos este tipo de juegos?

Antes de nada, hay que tener en cuenta el gran desconocimiento por parte de los padres de muchas de las apps y juegos que usan sus hijos, debido a la brecha tecnológica existente.
Para ello lo primero que habría que hacer es “educar” a los padres, para que supiesen, qué juegos o programas es recomendable usar y cuáles no, en función de la edad del menor; ya que las limitaciones explícitas de muchos de ellos no son tenidas en cuenta por los usuarios.
Pero para ello hay que tener una idea clara de qué beneficios o perjuicios existe en la tecnología y en concreto sobre la ciberadicción.
Muchos son los que juegan, y no todos se “enganchan”, pero los que lo hacen sufren importantes consecuencias personales y sociales que requieren de tratamiento especializado.
La sociedad parece ajena a esta realidad sobre los efectos nocivos de los videojuegos, que convierte a los gamer en adictos.
Muchas veces los padres, se “despreocupan” por lo que hacen sus hijos mientras “no molesten” o vayan “aprobando” los cursos.
Desde hace años las instituciones médicas han avisado sobre los perjuicios sobre la salud física del uso intensivo de dispositivos como tabletas o Smartphone, que afecta no sólo a la salud ocular, sino también a procesos tan importantes como el sueño.
Los aspectos psicológicos van desde unos mayores niveles de ansiedad e irritación que puede desencadenar en una verdadera adicción comportamental.
Para los menores de una edad, no sólo es desaconsejable, sino que incluso debería prohibirse su uso.
A partir de dicha edad y mientras estuviesen bajo la supervisión de sus padres, debería de limitarse su uso, para que sea algo lúdico.




Desde aquí mi agradecimiento a Dª Eva Canero, periodista de El País, por haberse interesado por los aspectos psicológicos de este fenónmeno y por haberme permitido colaborar en su entrevista la cual se puede ver en el siguiente enlace: Http://elpais.com/elpais/2016/07/15/buenavida/1468569643_512029.html

Serie ciberpsicologia - Novedades en Psicologia

CiberPsicología - Novedades en PsicologiaEbbok Gratis - CiberPsicologia: Relacion Mente e Internet - - La Casa del Libro- Cátedra Abierta de Psicología
Ebbok Gratis CiberPsicologia: Relacion Mente e Internet  - Amazon - Cátedra Abierta de Psicología