Síntomas emocionales habituales en adolescentes

Diversas conductas de riesgo se pueden traducir en síntomas o en alteraciones somáticas, emocionales o conductuales en el adolescente.

Artículo escrito por D. José Darío León, estudiante de la Corporación Universitaria Minuto de Dios (Colombia) gracias al acuerdo de colaboración con dicha institución representada por la docente Dª. Nancy Jiménez.

La Adolescencia, el período de los grandes cambios

Muchas veces estos síntomas corresponden sólo a una manifestación externa transitoria de la metamorfosis por la que está atravesando el joven. Sólo en algunas oportunidades se trata del comienzo de enfermedades mentales en el sentido tradicional.
Hoy es claro que cierta cantidad de síntomas forma parte del proceso evolutivo normal de la adolescencia, hecho mostrado primero en nuestro medio por la doctora Silva Riesco “el diagnóstico que más frecuentemente se formula al estudiar adolescentes en un policlínico especializado, es el de crisis de la adolescencia”.
Estas, que en la nomenclatura psiquiátrica actual se denominan “Reacciones de adaptación”, se caracterizan en la pre-adolescencia por el predominio de síntomas conductuales, seguidos por trastornos somáticos, para pasar a ser en la adolescencia final síntomas de naturaleza emocional propiamente tal.
El punto de vista anterior plantea la existencia de síntomas emocionales “normales” característicos de la adolescencia. Este enfoque, que coincide con la descripción de Aberastury y Knobel de un a quien atribuye como un síndrome de adolescencia normal, indica que en éste período se suceden fluctuaciones rápidas en las que la angustia y depresión son síntomas frecuentes, seguidas por una posterior normalización del estado de ánimo.

Vídeo Recomendado: 1 de cada 5 adolescentes en Colombia ha estado embarazada, según DANE

Depresión durante la adolescencia

En un estudio realizado en 428 adolescentes escolares no consultantes en la Comuna de La Reina, encontramos que relataban síntomas psicológicos transitorios de tipo depresivo el 60% de los jóvenes entrevistados, así como de tipo angustioso lo hacía el 40% . En otra encuesta acerca de características de adolescentes santiaguinos, encontramos cifras semejantes de síntomas emocionales, sean angustiosos (25.8%), sean depresivos (22.5%).
Un 12.6% de los adolescentes habían consultado en el último año a un profesional de la salud mental. Las preocupaciones somáticas son también frecuentes y, cuando son transitorias, normales.
Para Noshpitz la excesiva preocupación por lo somático corresponde al encuentro repentino del adolescente con un “cuerpo nuevo”, que el relaciona también con el duelo correspondiente por el cuerpo infantil que se ha perdido. Los cambios del timbre y tono de la voz, el acné, el aumento de tamaño de la nariz, de los senos o del pene, o de cualquier elemento que sea considerado como una apariencia física poco común, puede ser para el joven motivo de excruciantes cavilaciones y dudas. Existen finalmente alteraciones conductuales “normales”, tales como una impredictibilidad de reacciones, una rebeldía aparentemente inmotivada, y a veces episodios antisociales esporádicos.


Problemas psicológicos asociados a la adolescencia

Efectivamente para muchos autores la adolescencia es considerada como un momento “crítico” del crecimiento donde se producen cambios hormonales, físico y sobre todo psicológicos, es el momento del paso del niño al adulto, y de la diferenciación de género a través de los caracteres secundarios y la asunción de nuevos roles, aunque no todos los jóvenes lo viven igual.
Los problemas emocionales y de comportamiento son habituales, ya sea por los propios cambios que vivencia, como por el papel que juega el “otro” en esta fase, en donde el sentimiento al grupo de pertenencia de “colegas” es ahora más fuerte. Igualmente es el momento del descubrimiento sexual y del otro género.
De ahí que los adolescentes puedan padecer de ansiedad o depresión, ya que no saben exactamente cómo deben de comportarse y se fijan metas demasiado elevadas, que al no conseguirlas les puede llevar a la frustración.

Desde aquí mi agradecimiento a D. José Darío León, por su trabajo aquí expuesto sobre la adolescencia y los problemas que entraña sobre la salud mental, y a Dª. Nancy Jiménez, docente de la Corporación Universitaria Minuto de Dios (Colombia).

Deja un comentario