¿Sabes si tu hijo tiene un riesgo alto de sufrir depresión?

Una de las preocupaciones más importantes de los padres es con respecto a la salud de sus hijos, sobre todo la salud mental, cuando ellos mismos lo han sufrido.

Depresión en la familia

Los padres que han sufrido algún tipo de psicopatología suelen tener mucho miedo de que sus hijos puedan pasar por lo que ellos mismos han pasado, tanto en lo que se refiere a la enfermedad, el diagnóstico y el tratamiento.
Aunque no todas las enfermedades mentales tienen un elevado índice de heredabilidad, el porcentaje de casos en que un hijo pueda expresar un psicopatología aumenta en el caso de que alguno de los padres lo haya sufrido. Las causas, si no se explican por una base genética lo hacen por el ambiente, en este caso el ambiente familiar en donde se desarrolla el pequeño, el cual puede haber sido “testigo” de los episodios agudos de la enfermedad de alguno de sus padres lo que les puede haber servido de “modelo”; igualmente la forma en que una persona que sufre una psicopatología puede que no sea la más indicada y “sana” para su hijo, todo lo cual puede generar el germen sobre el que cimentarse una futura psicopatología por parte del pequeño cuando este crezca.
Tal y como se ha observado en el caso de padres que sufren de trastornos de ansiedad o de depresión mayor, donde se ha observado un incremento significativo de padecer estas psicopatologías por parte de los hijos. Es decir, los hijos de los padres ansiosos muestran mayores niveles de ansiedad incluso llegando ser patológico, e igualmente con un estado deprimido que llega a transformarse en un trastorno de depresión mayor, pero ¿hasta que punto puede un padre advertir la presencia de su misma sintomatología en su hijo?



Depresión en los hijos

Esto es lo que se ha tratado de responder con una investigación realizada desde el Departamento de Psicología Clínica y Psicopatología, Universidad de Groningen; el Centro Médico Universitario Leiden (Países Bajos) y el Centro Médico Universitario VU (Amsterdam) cuyos resultados han sido publicados en el 2014 en la revisa científica BMC Psychology.
En el mismo participaron 25 padres que habían sufrido un trastorno del humor unipolar o de ansiedad y con hijos entres lo 8 a 18 años.
A todos ellos se les administró una entrevista semiestructurada sobre diversas cuestiones de su manera de educar y de la salud psicológica de sus hijos.
Los resultados informan que pesar de que los padres consideran que ofrecen la misma calidad en el cuidado y atención de sus hijos que cualquier otro padre, están más preocupados por la presencia o no de la sintomatología que ellos han sufrido como parte de su psicopatología.
Casi todos los padres coinciden en que sus hijos deberían de recibir atención especializada en cuanto surgiesen los primeros síntomas que pudiesen señalar que podían padecer su misma enfermedad mental, como medida preventiva y para evitar que se agravase.
Especialmente polémico fue el punto sobre si contarían a sus hijos que ellos mismos han sufrido una psicopatología.
Aunque el estudio es pionero en poner en evidencia los temores de los padres que han sufrido una psicopatología, el escaso número de participantes y el realizar una entrevista de forma semi-estructurada no permiten obtener conclusiones extrapolables al respecto. A pesar de ello hay que reconocer la ausencia de cursos orientados hacia éste colectivo, que les ayude en su tarea de crianza de sus hijos, para que sepan identificar correctamente los primero síntomas de sus propias enfermedades y con ello que mitiguen el miedo que ellos tienen sobre la salud psicológica de sus hijos.

2 Replies to “¿Sabes si tu hijo tiene un riesgo alto de sufrir depresión?”

  1. Tengo un problema nervioso, no me empece a curar hasta que no fui consciente y lo reconocí.
    Mis hijos han sufrido mi enfermedad en casa. Siempre he procurado estar lo más estable posible, para actuar sensatamente ante ellos, aunque en algunas ocasiones no lo he conseguido.

    ¿Me preocupa que ellos puedan caer en la misma enfermedad? A mi me han visto en muchas ocasiones sentado en el sillón, aislado. Pero mi mujer ha sido el contrapeso, que les ha alentado y ha servido de motor ilusionante para todos.

    Espero que su buen ejemplo y fortaleza prevalezca.

    Un cordial saludo.

    1. El problema “nervioso” puede ser mucchas cosas, lo importante es tratar de “corregir” ese ejemplo a los hijos, hablándoles y explicándoles sobre los motivos, para que ellos no entiendan que ese es el comportamiento “normal” de los adultos.
      Aunque su mujer ha “compensando” su ejemplo, recuerde que los hijos aprenden cómo debe de comportarse un hombre y una mujer viendo primeramente el ejemplo de los padres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *