¿Afecta la oxitocina a las relaciones sociales de los más jovenes?

¿Afecta la oxitocina a las relaciones sociales de los más jovenes?
La oxitocina también conocida como la hormona del bienestar, está presente en los momentos más destacado de la vida de la persona y juega un papel importante.

En los últimos años se ha ido descubriendo nuevas funciones de esta hormona, que se libera de forma natural durante el parto, por lo que está presente desde el propio momento del nacimiento. Es fundamental también para facilitar la lactancia materna, y para el establecimiento de las relaciones paterno-filiales. Pero sus efectos beneficiosos no quedan ahí, ya que se ha visto que juegan también un papel fundamental en las relaciones de pareja con descendencia, ya que aumenta la fidelidad del hombre mientras que el bebé es lactante, lo que algunos lo han identificado como un mecanismo de la naturaleza que busca la supervivencia del más débil en este caso el bebé, pero ¿Afecta la oxitocina a las relaciones sociales de los más jovenes?

Esto es precisamente lo que ha tratado de averiguar desde la Universidad Radboud Nijmegen, el Instituto Trimbos y el Centro Médico Universitario Groningen (Países Bajos) cuyos resultados recientemente han sido publicados en la revista científica Open Journal of Depression.
En el estudio participaron 120 chicas jóvenes, estudiantes universitarias a las que se les evaluó los niveles de expresión genética de la oxitocina.
A todas se les hizo pasar por una situación de interacción por parejas, donde permanecían durante un tiempo hablando con otra persona, siendo el tiempo que permanecen mirando a los ojos y hablando a de la otra persona la medida de la afinidad y buena comunicación.
Los resultados muestran una correlación significativa positiva entre los niveles elevados de oxitocina con la mayor duración de la conversación y del mantenimiento de la mirada en la interacción, ambos índices de una mayor armonía entre ambos.
Por lo que los autores concluyen que la oxitocina juega un papel fundamental en la forma en que nos relacionamiento, permitiendo a aquellos que tienen niveles altos, ser exitoso socialmente, ya que son capaces de empalizar más con los demás, lo que les ofrece una venaja a la hora de entablar nuevas relaciones.

DDv5Tm-6Tjc https://youtu.be/DDv5Tm-6Tjc

Es estudio sin embargo no analiza qué pasa después de la primera cita, es decir, en las sucesivas citas, o en la relación de pareja posterior, por lo que queda algo incompleto, igualmente al analizar sólo a chicas, tampoco permite comprender si los chicos se rijan por las mismas regla con respecto a la oxitocina o no.
A pesar de la contundencia en los resultados los autores no han contemplado la posibilidad de variaciones en la expresión genética de la oxitocina considerándolo como algo estable a lo largo de la vida de la persona, con lo que estaríamos ante un determinismo genético donde unos individuos están predispuestos a ser genéticamente más sociables que otros. Igualmente hay que tener en cuenta que la capacidad de ser sociable no determina el éxito de las relaciones ya sea de amistad o de pareja, ya que se trata de una relación de dos, los cuales van a tener que aprender a compartir su tiempo e interés, pero también a renunciar a parte de sus aspiraciones para con el otro, de no hacerlo así, la relación a pesar de la genética puede ser fugaz e infructuosa e incluso dolorosa si se han depositado ilusiones en ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *