Formación contínua especializada en el ámbito de la salud


Eudcsa: Entrevista a Dª. Paqui Pérez Robles directora de Educsa, quien nos habla sobre la importancia de la formación continua especializada ofertada por su empresa.




– ¿Qué es EDUCSA y cuál es su objetivo?

Educsa es una empresa de formación continuada sanitaria, cuyo objetivo es proporcionar la formación más actualizada a los profesionales sanitarios para que puedan ofrecer una atención de calidad a las personas que atienden.

– ¿Cómo surge EDUCSA y cuál es la labor que realizan?

Surge a partir de un aumento de la demanda de formación continuada y a partir de un proyecto de emprendimiento.
Actualmente, hacemos formación presencial en todo el territorio español y formación online, adaptadas a las organizaciones que la solicitan.

– ¿Qué cursos ofrece EDUCSA?

En estos momentos vamos a lanzar reediciones de los siguientes cursos:
– Nutrición en la embrazada
– Prevención de la obesidad infantil
– Alimentación y deporte
– Cambios físicos y emocionales en el embarazo y puerperio, incluida la sexualidad
– Sexualidad y vejez
– Atención al paciente diabético
– Atención al paciente con insuficiencia cardiaca y cardiopatía isquémica
– Atención al paciente con Ictus e hipertensión arterial
– Urgencias en adultos y pediatría
– Metodología enfermera: taxonomías Nanda, Noc y Nic
– Elaboración de planes de cuidaos estándar
– Elaboración de vías clínicas
– Metodología asistencial para auxiliares de clínica
Estos son algunos de los que se lanzarán próximamente.



– ¿Cuáles son los logros alcanzados por EDUCSA?

Estos cursos van dirigidos a médicos y enfermeras, psicólogos….otros a auxiliares de clínica…etc, depende del perfil del curso.
En la actualidad llevamos a cabo la formación continuada de todo el año a varias organizaciones privadas y públicas, de salud.
Hemos desarrollado un proyecto de innovación que está teniendo éxito, somos los primeros que hemos desarrollado una App para la consulta de las taxonomías Nanda, Noc, Nic en habla hispana.
Hemos incorporado el doble de profesores a nuestros cursos, todos ellos de alta cualificación.

– ¿Cuáles son los objetivos a alcanzar en un futuro por EDUCSA?

Nuestro objetivo sería poder abarcar toda la formación continuada del máximo de organizaciones sanitarias y llegar a todos los profesionales de la salud para mejorar la atención a los pacientes.

A continuación el Profesor D. Jordi Fernández Blanco, enfermero experto en Nutrición Pediátrica, y profesor de Educsa responde a una serie de cuestiones relativas a sus cursos sobre Prevención y tratamiento de la obesidad infantil y sobre la alimentación saludable durante el embarazo.

– ¿Se ha producido un incremento de casos de Obesidad Infantil en los últimos años?, ¿A qué cree que es debido?

España es uno de los países que encabezan la lista de población con obesidad infantil en Europa, por detrás de Italia, Grecia y Malta. Su frecuencia se ha multiplicado por 2 en 10 años y por más de 3, si se toma como referencia la incidencia de hace 20 años. Esta tendencia creciente afecta tanto a niños como a adultos de ambos sexos, aunque habría que hacer énfasis que en la población femenina ha aumentado de forma alarmante, respecto a la masculina.
España ha sufrido grandes cambios en las últimas décadas, que han repercutido drásticamente en la manera de alimentarse de nuestros ciudadanos, experimentando lo que se denomina una “transición nutricional”. Se trata de una secuencia de modificaciones, tanto cuantitativas como cualitativas, en la alimentación, relacionadas con cambios económicos, sociales, demográficos y con factores de salud. A todo esto hay que sumarle el aumento del sedentarismo, o lo que es lo mismo, la disminución de la actividad física diaria.

– ¿Qué papel juega la familia en la prevención de la Obesidad Infantil?

Durante muchos años, la familia ha justificado el aumento de peso de sus hijos debido a la genética. Ésta existe, por supuesto. Hay una predisposición a padecer obesidad, como a padecer otras enfermedades, como cáncer. Pero en lo que a obesidad infantil se refiere, es peor heredar los malos hábitos alimentarios de la familia que no la genética.



– ¿Qué riesgos en la salud acarrea la Obesidad Infantil?

La preocupación por la prevalencia que la obesidad está adquiriendo a nivel mundial se debe a su asociación con las principales enfermedades crónicas de nuestro tiempo, como son las enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, hipertensión arterial y ciertos tipos de cáncer. La obesidad coadyuva a engrosar las cifras de morbilidad y mortalidad por estas enfermedades.
De los diez factores de riesgo identificados por la OMS como claves para el desarrollo de las enfermedades crónicas, cinco están estrechamente relacionados con la alimentación y el ejercicio físico. Además de la ya mencionada obesidad, se citan el sedentarismo, hipertensión arterial, hipercolesterolemia y consumo insuficiente de frutas y verduras.

– ¿Por qué es tan importante tener una alimentación adecuada en éste período de la mujer?

No solamente durante el embarazo. Las mujeres con un buen estado nutricional en el momento de la concepción tienen más capacidad de cubrir las demandas impuestas por el embarazo y los resultados de éste son mejores. Un ejemplo claro es el ácido fólico: es más importante la ingesta un mes antes de la gestación, que no durante el embarazo. Mejorar el estado nutricional de la madre no se reduce a corregir sus pautas alimentarias. Lo que se necesita es incrementar la capacidad del organismo de utilizar eficazmente los nutrientes disponibles para la finalidad correcta. Las iniciativas encaminadas a mejorar el estado nutricional deben reconocer que esto puede lograrse de diversas formas, y que no todas exigen modificar las pautas alimentarias. Dicho de otro modo, intervenciones que no afectan a la alimentación pueden mejorar la nutrición fetal. Por ejemplo, aminorar la carga de trabajo de la madre.



– ¿Qué riesgos puede entrañar para la mujer o para el feto una alimentación inadecuada durante el embarazo?

Una nutrición materna o una condición metabólica pobre antes de la gestación presenta un riesgo importante de comprometer el desarrollo embrionario, la formación celular y la tasa de reproducción del ADN de modo tal que posteriormente no se puede compensar. Cuando la dieta de la mujer gestante carece de los elementos nutritivos adecuados, puede desarrollar diversas deficiencias nutritivas. Las más frecuentes son las de calcio, fosfato, hierro y vitaminas. Por ejemplo, el feto necesita unos 375 mg de hierro para formar su propia sangre y la gestante necesita otros 600 mg para formar su propia sangre adicional. Por tanto, cuando sus alimentos no aportan el hierro suficiente, es frecuente que un embarazada presente anemia hipocrómica.
Una malnutrición durante el embarazo puede causar un retraso del crecimiento intrauterino del feto. Esto puede derivar en problemas en el bebé, como mayor morbilidad perinatal por asfixia intraparto, acidosis, y aspiración meconial, mayor morbilidad neonatal por hipoglicemia, hipocalcemia, hipotermia y policitemia, mayor frecuencia de anomalías genéticas, presentes en 9 a 27% de los casos, riesgo de daño intelectual y neurológico, y mayor frecuencia de parálisis cerebral. Actualmente, existe evidencia científica que relaciona el retraso del crecimiento intrauterino con el Alzheimer.

– ¿Es cierto que los caprichos de las embarazadas son alimentos que necesita el organismo?

La gestación consiste en una serie de continuos reajustes fisiológicos que afectan el metabolismo materno de todos los nutrientes. Pero a parte de los reajustes fisiológicos, existen unos cambios a nivel psicoafectivo que afectan al estado emocional de la futura madre. Es cierto que, a nivel energético, son alimentos que necesita la gestante; pero también juegan factores emocionales que hacen que realicen una predisposición a elegir unos alimentos más que a otros. Durante la gestación es frecuente que la mujer tenga gran apetito, en parte porque los sustratos alimenticios desaparecen de su sangre en dirección al feto y en parte por factores hormonales. Pero hay que ir con cuidado: sin un control adecuado de la dieta, el peso de la madre puede aumentar nada menos que 34 kg, en vez de los 10 a 15 kg, habituales.




Desde aquí mi agradecimiento a Dª. Paqui Perez Robles, Directora de Educsa, quien nos ha introducido en el ámbito de la formación continua especializada de la salud.
Para contactar con nosotros pueden hacerlo a través de: www.educsa.es
info@educsa.es – jofer@educsa.es
Tel.: 935199781

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *