¿Vivirías en una localidad con problemas de salud mental?


Cuando buscamos casa miramos, pero escasamente atendemos a índices de salud, pero si lo supieras, ¿Vivirías en una localidad con problemas de salud mental?

Big Data y Salud mental: un caso Práctico de Geolocalización

Cuando tenemos que tomar decisiones tan importante como donde pasar nuestra vida, solemos fijarnos en algunos índices que nos sirven para distinguir entre las buenas oportunidades de otras que no lo son.
Aunque el peso económico puede ser crucial, otros factores como tener el puesto de trabajo, o un colegio para los hijos cerca, pueden ser factores a tener en cuenta.
Incluso los más precavidos pueden acercarse a la comisaría de policía más próxima para preguntar sobre los índices de delincuencia de la zona en donde quieren ubicarse.
Todos estos datos y muchos más, cada vez está accesibles gracias a las políticas de ofrendar, por el cual podemos conocer que la calidad tiene mayores recursos educativos, o el nivel de delincuencia entre otros.
Pero si es así podríamos saber el nivel de salud mental de una localidad.
Al respecto el Open data suelen ser bastante receloso, a diferencia de otras categorías en el que se permite conocer hasta el último detalle del número de semáforos farmacias e incluso hospitales de la zona, cuando se trata de casos de salud mental suele ser difícil que se pueda acceder a esta información, por lo menos de una forma directa.
En ocasiones se puede extraer estos resultados de forma indirecta, por ejemplo fijándose en el número de defunciones.
Estas defunciones que se recogen anualmente en los estados se dividen en varias categorías, para el caso lo que nos interesa es si en dos categorías que comprenden a la salud mental.
Que sería el correspondiente a trastornos mentales y del comportamiento y de enfermedades del sistema nervioso y los órganos de los sentidos.
Si bien el primer epígrafe con respecto a los trastornos mentales y del comportamiento abarcaría una gran parte de los casos de la salud mental, tal y como se recogía en siguiendo los criterios del CIE-9cuando estos se vieron cambiados en 199 a la versión actual del CIE-10, los casos de la enfermedad de Alzheimer se trasladaron al segundo epígrafe, es decir al de las enfermedades del sistema nervioso y de los órganos del los sentidos.
Es por ello que los resultados que se presentan a continuación se corresponden con ambos epígrafes y que abarca la mayoría de los problemas de salud mental.
Para ejemplificar la utilidad de los datos de la defunción empleando este criterio de clasificación del CIE-10, nos centraremos en una provincia española, en Andalucía, cuyo gobierno apuesta por el Open data, y así se pueden extraer datos sobre las defunciones en esta comunidad desde 1980, clasificados siguiendo el criterio del CIE-9 (hasta 1999) y CIE-10 (desde 1990).


Gráfico de datos acumulados desde 1980 sobre las defunciones por localidad

Localidades con problemas de Salud Mental

A continuación se presenta la gráfica correspondiente al número de casos presentados en cada provincia a lo largo de los últimos treinta y tres años en Andalucía. Como se puede observar existe en todos casos un importante incremento, alcanzando mayores niveles en las provincias de Sevilla, Málaga y Cádiz, siendo menor el incremento en Huelva y Almería.



La siguiente gráfica refleja los mismos datos pero ordenados por provincias, donde se puede observar claramente cómo Sevilla y Málaga evolucionan mucho año a año, mientras que Huelva es la más rezagada.



Nivel de estudio por años


Pero si nos quedamos con los datos en bruto, podríamos llegar a falsas conclusiones, debido a que no tenemos en cuenta un importante factor de corrección, el número de habitantes de cada provincia.
Es decir, no es lo mismo que aparezcan diez casos entre cien habitantes, que lo haga entre 5000. Aplicando una regla de tres, cada mil habitantes obtendríamos un índice 100 en el primer ejemplo, y de 20 cada mil en el segundo.
Para ajustar los resultados a la población real se han extraído los datos correspondientes a las cifras oficiales del Padrón Municipal de Habitantes a partir de 1997 y aplicando una simple regla de tres como se explicó en el párrafo anterior.



Los resultados ahora son totalmente diferentes a lo observado en las gráficas anteriores, ahora Córdoba, Granada y Jaén encabezan el porcentaje de casos por habitantes. Mientras las que porcentualmente tienen menos casos por cada mil habitantes son Málaga, Sevilla y Huelva.
Siendo el orden de las provincias en función de su población a fecha del 2013 la siguiente: Sevilla, Málaga, Cádiz, Granada, Córdoba, Almería, Jaén y Huelva.
Por lo que sería necesario realizar nuevas investigaciones al respecto para explicar el número de casos indirectos extraídos de las defunciones en las distintas provincias de Andalucía, prestando especial atención al núcleo de Córdoba, Granada y Jaén.
Seguro ahora que con los datos actuales es más fácil tomar decisiones con respecto a la localidad donde vivir si atendemos al índice de la salud mental en Andalucía.
A continuación se vuelven a presentar los datos totales de los casos de defunción en Andalucía desde 1980 destacando aquellas localidades con mayor número de casos en rojo intenso, y los de menor en azul intenso.


Vídeo Recomendado: Estigma y Salud Mental

Experto Colaborador:



Casi 1 de cada 5 estadounidenses sufre una enfermedad mental cada año

Cada año, alrededor de 42,5 millones de estadounidenses adultos (o 18,2 por ciento de la población total de adultos en los Estados Unidos) sufre de alguna enfermedad mental, soportando condiciones como la depresión, el trastorno bipolar o la esquizofrenia.

• 1 de cada 4 adultos británicos experimentan al menos un problema de salud mental diagnosticable en un año, y 1 de cada 6 experiencias en cualquier momento dado.

• Se estima que aproximadamente 476 millones de personas en todo el mundo tienen un problema de salud mental. (Organización Mundial de la Salud, 20014)


Desde aquí mi agradecimiento al Gobierno de la Junta de Andalucía por su política de Gobierno Abierto que permite realizar investigaciones como la presentada, así como a CartoDB por la visualización de los datos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *