¿Cómo vivencian los pacientes con Trastorno Bipolar su psicopatología?


El trastorno bipolar se caracteriza por cambios continuados de estados de ánimo opuestos..

El Trastorno Bipolar

Si bien los pacientes aprenden a vivir con su psicopatología, el resto de las personas de su alrededor deben de entender su situación.
Algo que asumen bien los familiares, pero que cuesta más aceptar a personas ajenas e incluso a la pareja.
El repentino cambio de estado, sin previo aviso, o la intensidad de algunos episodios, tanto maníacos como depresivos pueden desconcertar e incluso confundir a las personas próximas.
Aunque actualmente existen tratamientos específicos para el control de los síntomas, lo que le proporciona un mayor período de tiempo estable, este tratamiento en ocasiones es abandonado por los pacientes.
El creer que ya se está “curado” o que ya “no los necesita” son los principales motivos que argumentan para dejar la medicación, pero ¿Cómo vivencian los pacientes con Trastorno Bipolar su psicopatología?


Vídeo recomendado: Psicoeducación en el Trastorno Bipolar | Associació de Bipolars de Catalunya

Vivencia del Trastorno Bipolar

Esto es lo que se ha tratado de averiguar desde el Department of Psychology, Kumaun University Campus (India) cuyos resultados han sido publicados en la revista científica International Journal of Sciences & Applied Research.
En el estudio participaron cuarenta pacientes diagnosticados con trastorno bipolar y cuarenta sin dicho trastorno que actuarían como grupo control con el que comparar.
Todos ellos tuvieron que rellenar el Dimension personality inventory (DPI).
Se encontraron diferencias significativas en cuanto a género (mayor incidencia en mujeres); en edad (mayor incidencia entre los adultos de entre 40 a 50 años frente a los jóvenes entre 20 a 30 años).
No se encontraron diferencias significativas entre la valoración de los pacientes con trastorno bipolar frente al grupo control.


Implicaciones del Trastorno Bipolar

Entre las limitaciones del estudio se encuentra el reducido número de participantes y la singularidad de la población objeto de análisis, la india; por lo que se requiere de nueva investigación al respecto antes de poder extraer conclusiones al respecto.
Hay que señalar que cuando un cuestionario o escala no ofrece diferencias significativas entre los grupos de análisis esto se puede deber a diversos factores entre ellos, que efectivamente no existan esas diferencias entre grupos, pero también puede ser debido a que el instrumento en cuestión no es suficientemente sensible para encontrar esas diferencias.
De ser así se debería más a un error a la hora de seleccionar el instrumento de medida, que una verdadera ausencia de diferencias.
Con la salvedad anterior, los autores señalan que el hallazgo es inesperado ya que a diferencia de otras psicopatologías que tiene síntomas menos evidentes, en el trastorno bipolar se da una dualidad de síntomas evidentes para cualquier persona externa.
Algo que es considerado como “normal” para la persona bipolar.
Esto podría ser anecdótico, pero está en la base misma del éxito o fracaso de la intervención psicoterapéutica. Si el paciente no siente la necesidad de solucionar su problema, porque realmente no ve un problema en su vida, no va a implicarse en la solución, fracasando así cualquier intervención propuesta.
De hecho, si el paciente bipolar ve “normal” su comportamiento, ni siquiera acudirá a consulta por ayuda profesional.
Esto da idea de que la sociedad debe de establecer mecanismos para la detección de estas patologías para ser ella misma, de forma proactiva, quien trate de ayudar a estas personas que por sí mismas no va a pedir ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *