¿Son efectivos los anuncios contra el tabaco?


Desde hace unos años los gobiernos de medio mundo están realizando esfuerzos por detener el consumo de tabaco.

Políticas Anti-tabaco

Algo que gracias a las películas y a los medios de comunicación se ha convertido en las últimas décadas en un hábito aceptado socialmente, a pesar de sus efectos nocivos sobre la salud de quien lo consume y de las personas de su alrededor, en lo que se conoce como fumador pasivo.
Si bien las medidas adoptadas han sido más bien disuasorias, poniendo todo tipo de trabas para su consumo, sin prohibirlo, limitándolo a determinadas áreas especialmente diseñadas para ello, subiendo el precio de las cajetillas o incluyendo en ellas imágenes sobre sus efectos negativos en la salud.
A pesar de lo anterior, algunos gobiernos han ideado dar un paso más y emplear los mismos mecanismos que durante años sirvieron para la difusión e incentivo del consumo de tabaco, la publicidad televisada, pero ¿Son efectivos los anuncios contra el tabaco?


Vídeo Recomendado: Quizá una de las mejores campañas antitabaco hechas hasta el momento

Anuncios anti-tabaco

Esto es lo que ha tratado de averiguarse con una investigación desde el Departamento de Educación, Universidad Nacional de Seúl y el Departamento de TESOL, Universidad de Hankuk de Estudios Extranjeros (Corea del Sur); junto con la facultad de Enfermería e Innovación de Salud, Universidad Estatal de Arizona; y el Departamento de Psicología, Universidad Jesuita de Wheeling (EE.UU.) cuyos resultados han sido publicados en la revista científica Asian Journal of Educational Research.
En el estudio participaron cincuenta y ocho estudiantes universitarios.
Se realizaron dos grupos, donde el primero visionaría dos anuncios publicitarios antitabaco centrados en las emociones; mientras que el otro grupo, visionaría dos anuncios antitabaco con información lógica.
Todos los participantes pasaron previo y posterior al visiona tres pruebas, una relativa a los procesos de cambio, otra sobre la sintomatología depresiva y la tercera sobre la autoestima.
Los resultados muestran que no existen diferencias significativas pre y post el visionado de los anuncios, ni para el anuncio emocional ni para el lógico, en ninguna de las variables evaluadas.


Eficacia campaña Anti-Tabaco

Entre las limitaciones del estudio se encuentra la selección de la población, es cierto que la publicidad se dirige evitar que los jóvenes se inicien en este consumo, pero la edad de inicio de muchos países ronda los 14 años, luego tendría que ser esa la edad de selección de los participantes y no los universitarios.
Igualmente seleccionar a una población como los coreanos, no es lo suficientemente representativa como para poder realizar extrapolaciones de sus resultados a otras localidades, debido a la idiosincrasia de dicho pueblo.
A pesar de lo anterior hay que tener en cuenta que el efecto de la publicidad se basa principalmente en la repetición de la emisión de los anuncios, tanto que hasta se llega a aprender el mismo, por lo que el visionado en una sola vez de dos anuncios explicaría el insuficiente efecto del mismo sobre las conductas hacia el tabaco, la autoestima o la sintomatología depresiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *