¿Se puede evaluar la ansiedad en el Párkinson?


Uno de los problemas relacionados con la ansiedad es que a veces no se sabe si son causa o consecuencia de algunas enfermedades como en el caso del Párkinson.

Trastornos del estado de ánimo junto con la enfermedad de Párkinson

La ansiedad es un rasgo que está presente en mucho de nuestros actos, pero este se puede convertir en un problema si se mantiene en niveles elevados, circunstancia que suele observarse cuando se trata de una enfermedad crónica o incurable.
En el caso de la enfermedad de Párkinson algunos estudios señalan que uno de dos pacientes además sufren trastornos de ansiedad, frente a uno de cada seis que sufren trastorno de depresión mayor.
Con respecto a la sintomatología asociada a la ansiedad en la enfermedad de Párkinson, esta se expresa con el incremento de la sintomatología motora, además de sufrir episodios de ansiedad o de pánico, lo que va a ir en detrimento de la calidad de vida del paciente.
Algo que hasta ahora no se solía evaluar, considerándose que el nivel de ansiedad estaba causado o justificado por el padecimiento de esta enfermedad neurodegenerativa, y si se analizaba era con instrumentos generales de detección de ansiedad, ¿Se puede evaluar la ansiedad en el Párkinson?


Vídeo Recomendado: Síntomas y causas del Párkinson

Evaluando la Ansiedad en la enfermedad de Párkinson

Esto es lo que ha tratado de averiguarse con una investigación realizada desde el Departamento de Psiquiatría, Centro Médico de la Universidad de Maastricht (Países Bajos) junto con la Unidad de Neurología y Trastornos del Movimiento, Lille University Medical Center (Francia), el Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento, Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y el Departamentos de Psiquiatría y Neurología, la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, y el Centro de Investigación, Educación y Clínica de la Enfermedad de Parkinson, Philadelphia Veterans Affairs Medical Center (EE.UU.), la Facultad de Psiquiatría, Universidad de Western Australia y Fremantle Hospital (Australia) y la Unidad de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer y CIBERNED, Fundación CIEN, Instituto Carlos III de Salud. Fundación Alzheimer Reina Sofia (España)cuyos resultados han sido publicados en septiembre del 2017 en la revista científica Movement Disorders.
Se trata de un estudio para la creación y validación de una nueva herramienta de diagnóstico la cual ha sido denominada como Parkinson anxiety scale (PAS).
En el estudio participaron trescientos sesenta y dos pacientes diagnosticos con la enfermedad de Párkinson a los cuales se les administró el PAS, además de otros instrumentos ya validados y estandarizados con los que realizar la comparación, en concreto con el Rasch analysis of items of Hamilton Anxiety Rating Scale (HARS) y el Beck Anxiety Inventory (BAI), igualmente se empleó una entrevista para determinar la presencia de trastornos de ansiedad o de depresión empleando para ello el Mini International Neuropsychiatric Interview.
Los resultados muestra que el PAS con únicamente 12 items tiene las suficientes garantías estadísticas para afirmar que analiza correctamente los niveles de ansiedad entre los pacientes con la enfermedad de Párkinson.
De hecho, evalúa tres subescalas, una referida a la ansiedad persistente, otra a la ansiedad episódica y otra a la conducta de evitación.


Nuevo instrumento para la evaluación de la ansiedad en la enfermedad de Párkinson

Entre las limitaciones del estudio esta en la selección de la población objeto de estudio, en que únicamente se han analizado a pacientes que sufren la enfermedad de Párkinson Idiopática, un tipo concreto de Párkinson, no pudiéndose extrapolar estos resultados a otros tipos de Párkinson hasta que no se realicen nuevas investigaciones.
Igualmente durante el proceso de selección de ítems han sido eliminados aquellos que se mostraban sensibles a la edad del paciente o su género, aspectos que lejos de ser una problema, ofrecerían mucha más información, ya que permitirían construir instrumentos para población joven frente a mayores, o para población femenina frente a masculina.
A pesar de las limitaciones anteriores, el instrumento presentado muestra suficientes garantías estadísticas para considerarse en la aplicación clínica en el estudio de los niveles de ansiedad que se presentan a la misma vez que en la enfermedad de Párkinson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *