¿Tiene incidencia para el Párkinson vivir en el campo?

En algunas enfermedades existen diferencias en la incidencia en función de que se viva en las urbes o en ambientes rurales, en cambio en otras no se hallan estas diferencias pero ¿Qué pasa con la enfermedad de Párkinson?

Párkinson ciudad

Existen evidentes diferencias entre vivir en el campo o hacer el las urbes, empezando por el modo de vida más tranquilo de los primeros, asociados a una mayor calidad de vida en muchos casos, especialmente recomendable para los problemas asociados con el estrés y la contaminación.
Pero el ambiente rural también tiene desventajas, como el menor acceso a atención sanitaria especializada y a los últimos tratamientos cuando aparece la enfermedad.
De ahí que ante determinadas enfermedades se recomiende el vivir en el campo por sus beneficios sobre la salud, mientras que ante otras se recomienda todo lo contrario, estar lo más cerca de los centros hospitalarios especializados donde poder ser atendido lo mejor posible, pero ¿Tiene incidencia para el Párkinson vivir en el campo?



Párkinson rural

Esto es precisamente lo que trata de investigar desde las universidades de Ben Gurion y Tel Aviv y el centro médico universitario de Soroka (Israel) cuyos resultados han sido recientemente publicados en la revista científica Parkinson’s Disease.
En el estudio se contempló a toda la población rural de una localidad, que tenía como referente un hospital próximo, extrayéndose de ahí toda la información relativa al número pacientes afectados con la enfermedad de Párkinson, así como sus datos demográficos y la medicación que recibían, todo ello analizado desde el 2000 hasta el 2012.
Con posterioridad se realizaron extrapolaciones matemáticas, con las que comparar el número de afectados en esa localidad rural, comparado con el de diagnosticados con la enfermedad de Párkinson en una ciudad próxima a dicha localidad.
El perfil del paciente de Párkinson resultó ser una persona con una edad media de 73 años, en un 79% casados, siendo el 47% de los casos mujeres
Los resultados muestran una elevada incidencia de casos de Párkinson en los ambientes rurales en comparación con los de la ciudad próxima.
Diferencias que también se observa en la evolución de la incidencia a lo largo de los años, donde ha permanecido casi sin cambios en la ciudad (con un ratio de 0.28 en el 2000 a 0.33 en el 2012), mientras que en los doce años de estudio en el campo se ha acelerado considerablemente el número de casos de Párkinson entre su población (con un ratio de 0.87 en el 2000 a 1.20 en el 2012).

Párkinson campo

Hay que tener en cuenta que el estudio se circunscribe a una población rural con muchas peculiaridades, debido a la idiosincrasia del pueblo judío, por lo que se requiere de investigación en otras poblaciones antes de poder establecer conclusiones al respecto.
Los autores del estudio señalan que sus resultados no son nuevos, ya que se han encontrado con anterioridad, y ha sido asociado especialmente al uso de pesticidas por parte de las personas que vivían en el campo, siendo este un factor desencadenante del Párkinson.
Aspecto que aunque pudiese ser la causa explicativa no ha sido investigado en este estudio, ni qué tipo de pesticida, ni en qué cantidad es tóxico, datos fundamentales para poder establecer esa relación directa entre uso de pesticida y aparición del Párkinson.
De confirmarse con nueva investigación que se da esta relación directa, habría que establecer normativa legislativa al respecto donde se establezcan las medidas de seguridad y salud en el trabajo oportunas, para prevenir que los trabajadores del campo se vean expuestos a sustancias tóxicas que puedan poner en riesgo tanto su salud presente, como futura con la posibilidad de que surja una enfermedad tan grave como es la de Párkinson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *