¿Existen nuevas formas de descubrir el bullying?


El bullying o acoso escolar se ha convertido en una problemática de nuestras aulas donde cada vez hay más pequeños afectados.

El acoso escolar

De hecho en algunos países se estima que es la primera causa de estrés entre los menores en edad escolar, una situación que puede llegar hasta la adolescencia.
Aunque existen muchas teorías al respecto, sobre cómo se produce y mantiene el bullying, hoy en día se está realizando un importante esfuerzo para que los más jóvenes sean capaces de denunciar esta práctica abusiva por parte de sus compañeros.
Una situación que en muchos casos tenía que soportar el menor en silencio, y que escasamente transcendía a la familia, por temor o vergüenza, pero que hoy en día se facilita la denuncia, incluso ante los centros de estudios.
Todo para cortar cuanto antes la problemática que de no producirse puede llegar a “marcar” al menor en pleno desarrollo, pero ¿Existen nuevas formas de descubrir el bullying?


Vídeo Recomendado: Cómo prevenir el Acoso Escolar (Bullying)-Dr Iñaki Piñuel.

Detectando el acoso escolar

Esto es lo que ha tratado de averiguarse con una investigación realizada desde el Departamento de Informática, junto con el Departamento de Economía y Empresa, y el Departamento de Psicología, Universidad de Almería (España) cuyos resultdos han sido publicados en el 2016 en la revista científica Frontiers in Psychology.
En el estudio participaron ciento cincuenta y un menores con edades comprendidas entre los 8 a 16 años, de los cuales, entre el 8 al 24% eran estudiantes de origen extranjero.
A todos ellos se les entrevistó sobre sus interacciones con sus compañeros, prestando especial atención al empleo tecnológico para las mismas, para lo cual se desarrolló una App que registraba las interacciones a través del móvil.
Los resultados muestran que los alumnos realizan “vacíos” de interacciones ante determinados pequeños, ya sea por sus características raciales o de otro tipo.
Esto es, los pequeños prefieren interactuar con aquellos con los que se siente más a gusto, no conectando ni interactuando con los demás.
Esto proporciona un perfil de pequeños especialmente problemáticos, como son menores, hijos de extranjeros y en educación secundaria; los cuales son los menos “elegidos” por sus compañeros, siendo potencialmente los que más intimidación provocan y por tanto los potencialmente más dados a generar o recibir buylling de sus compañeros.


Nuevas Tecnologías y acoso escolar

A pesar de las limitaciones del estudio en cuanto al escaso número de participantes, focalizado en una población muy concreta como es la española, hay que tener en cuenta las ventajas del análisis de la actividad de los teléfonos de los menores como forma de conocer con quién sí o no se relacionan los menores.
De esta forma se puede conocer los “peor” valorados, para evitar que estos se conviertan en víctimas de bullying o al revés, que por esa sensación de exclusión se conviertan en maltratadores de sus compañeros.
Una forma innovadora, tal y como afirman los investigadores del estudio, de detectar los alumnos potencialmente relacionados con la problemática del buylling.

Serie ciberpsicologia - Novedades en Psicologia

CiberPsicología - Novedades en PsicologiaEbbok Gratis - CiberPsicologia: Relacion Mente e Internet - - La Casa del Libro- Cátedra Abierta de Psicología
Ebbok Gratis CiberPsicologia: Relacion Mente e Internet  - Amazon - Cátedra Abierta de Psicología

2 Replies to “¿Existen nuevas formas de descubrir el bullying?”

  1. Parece que aún nos centramos más en investigar sobre la víctima en lugar de sobre el maltratador. Es una forma de culpabilizarle y de decirle “Sufres acoso porque tienes algo concreto” cuando no es cierto. Cualquiera puede ser víctima de acoso, y hay ciertas actitudes que se suelen ver como razones de ser acosado que en realidad son las causas del acoso, no las razones, no se si me explico. Cuando maltratas a alguien de esa forma acabas cambiando su forma de ser, y esto va a peor con la edad, provocando que a la víctima le sea más difícil sociabilizarse.
    Pero el caso es que no existe un perfil concreto de víctima, que no está en su forma de ser, su raza, su etnia, su físico ni en nada que se le parezca la razón para que la acosen, está en el maltratador, que elige a su victima arbitrariamente o por razones personales contra ella. Estoy cansada de ver titulares que culpabilizan a víctimas en un intento de entender el acoso escolar, cuando la verdadera base está en la educación que reciben los maltratadores, en las consecuencias que trae para ellos acosar (ninguna en la mayoría de los casos) y en la normalización que hay sobre este tema porque “son cosas de niños” “ha sido así toda la vida” “siempre habrá fuertes y débiles” y un largo etcétera. Así que espero, de todo corazón, que algún día hagamos conciencia real sobre esto y veamos las cosas como son, en lugar de seguir buscando excusas para una lacra que habría que cortar de raíz.

  2. Muy buen artículo, este problema hay que difundirlo permanentemente, nosotros trabajamos con ello a diario, tanto con víctimas como con los agresores, les dejo nuestra página psicologiamadrid.es/tratamiento-acoso-escolar-bullyng

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *