¿Es bueno no dormir antes de un examen?


A pesar de que son conocidos los efectos nocivos sobre la salud a largo plazo de los problemas del sueño todavía queda mucho por averiguar con respecto a los efectos a corto plazo.

Sueño y Salud

A largo plazo es bien conocido que no sólo pone en riesgo la salud de la persona, si no incluso su propia vida, de ahí la importancia de un sueño de calidad, cuyo tiempo de sueño medio se calcula de unas ocho a nueve horas diarias.
Cuando la noche anterior se ha tenido problemas de sueño, el síntoma más evidente es con respecto al estado de ánimo mostrándose la persona irascible, sensible a los ruidos e incluso una alta luminosidad, además de tener sensaciones de cansancio e incluso enlentecimiento mental, síntomas más evidentes cuanto “peor” se haya pasado la noche, pero ¿Es bueno no dormir antes de un examen?


Vídeo recomendado: Diálogos en confianza (Salud) – Cuando dormir no es un placer: Trastornos del sueño (24/10/2016)

Sueño y Desempeño

Esto es lo que ha tratado de averiguarse con una investigación realizada desde el Departamento de Psicología y el Departamento de Ciencias de la Vida, Facultad de Whitelands, Universidad de Roehampton, junto con el Facultad de Ciencias del Deporte, Universidad de Freiburg (Alemania) cuyos resultados han sido publicados en el 2018 en la revista científica British Journal of Psychology.
En el estudio participaron ciento veinte varones.
Tras registrar el nivel basal de la frecuencia cardíaca, a todos ellos se les expuso a una situación de estrés social denominado Trier Social Stress Test for Groups (TSST-G).
Tras lo cual tuvieron que rellenar un cuestionario sobre calidad del sueño mediante el Pittsburgh Sleep Quality Index (PSQI); otro sobre el estrés percibido mediante el Trier Inventory for Chronic Stress (TICS); y una escala sobre la reactividad al estrés percibido mediante el Perceived Stress Reactivity Scale (PSRS).
La reactividad al estrés endocrino se evaluó mediante los niveles de cortisol en saliva.
Igualmente se registró el índice de masa corporal (BMI), y variables sociodemográficas y de hábitos de vida como la práctica de ejercicio, la frecuencia en el consumo de tabaco o alcohol.
Entre los criterios de exclusión se estableció que no tuviesen un índice de masa corporal superior a 35 y que no fumasen más de 5 cigarrillos al día.


Cortisol y Desempeño

Los resultados muestran que aquellos que tienen problemas de sueño muestran menores niveles de cortisol, mayor reactividad percibida al estrés
Una de las limitaciones más importantes del estudio es que únicamente participaron varones, por lo que se desconoce si estos resultados se mantienen o no en mujeres.
Igualmente deja fuera del estudio a participantes que podrían ser considerados como más ansiosos en función de sus hábitos alimenticios al comer o fumar en exceso, aspecto que no ha sido comprobado, ni tampoco considerado como variable para el estudio.
A pesar de las limitaciones anteriores y a diferencia de lo que se creía, los niveles de estrés biológicos son menores en las personas que presentan problemas de sueño frente a los que duermen bien, en cambio el estrés percibido y la reactividad percibida son mayores en el grupo de las personas que duermen mal, esto es, cuando una persona se tiene que enfrentar a una tarea que suponga cierto nivel de estrés va a tener una peor ejecución si ha dormido mal las noches anteriores a la prueba, como en el caso de un examen.
A pesar de lo anterior, la persona se sentirá más irascible y responderá peor a la estimulación ambiental si ha dormido mal, no por ningún aspecto biológico, sino psicológico.
Por tanto y basándose en estos resultados es un error quedarse sin dormir o dormir poco los días previos a un evento importante que requiera de concentración y destreza para llevar a cabo un buen desempeño, como por ejemplo un examen ya sea este sobre conocimientos o destrezas, ya que la ejecución va a verse reducida significativamente.
En cambio, si la persona duerme bien las noches previas, va a tener una mejor ejecución debido a que va a tener todos los recursos atencionales disponibles para su ejecución.