Entrevista a Dª. Virginia de la Iglesia quien nos habla sobre la dependencia emocional


Entrevista a Dª. Virginia de la Iglesia, especialista en dependencia emocional, alta sensibilidad y familia tóxica, quien nos habla de la dependencia emocional.




– ¿Qué es la dependencia emocional?

La dependencia emocional es la fuerte necesidad de apego hacia otras personas para llenar vacíos emocionales.
El dependiente emocional vive en la ilusión de que los demás y en especial la pareja va a resolver todas sus carencias afectivas.
Así, con motivo de recibir suficiente atención, la pareja pasa a ser el objeto de su control, deseo y la fuente de sus obsesiones.

– ¿Por qué se produce la dependencia emocional?

La dependencia emocional tiene su raíz en una familia de origen disfuncional en cuanto a la libre expresión de emociones y necesidades.
El dependiente emocional no se sintió lo suficientemente querido o atendido emocionalmente dentro del seno familiar.
El dependiente emocional creció en un ambiente de pobreza emocional donde sus padres no eran capaces de expresar y gestionar sus emociones con responsabilidad y por modelado ha aprendido modelos deficientes para gestionar sus propias emociones. A la larga esto se traduce en carencias emocionales a la hora de relacionarse consigo mismo y con los demás.

– ¿Cuáles son los síntomas para detectar la dependencia emocional?

Los principales síntomas del dependiente emocional en forma de pensamientos, emociones y acciones son:
– Está muy atento de las necesidades de su pareja, casi las intuye
– Miedo a la soledad, vulnerabilidad, rechazo y abandono, pues vuelven a abrir la herida infantil
– Necesidad de controlar las relaciones y a la pareja
– Obsesión con la pareja
– El estado de ánimo varía según como vaya su relación de pareja
– Es muy responsable cuando se trata de ayudar a otros, pero ciertas parcelas de su vida están muy descuidadas
– Quiere cambiar y “ayudar” a su pareja y se coloca en un rol de “salvador”
– Cuando le dañan, no es capaz de poner unos límites claros, firmes y tajantes
– Pasa por alto señales de desprecio, falta de respeto y abuso emocional
– Cuando está en pareja, sus necesidades y prioridades pasan a un segundo plano
– Si no tiene pareja, lo pasa fatal y se obsesiona con tener una
– Es complaciente e intenta siempre agradar a los demás para que le quieran
– Tira del carro en la relación de pareja y siempre está dispuesto a poner más del 50%
– Siente que tiene que ganar el amor del otro y demostrarle que es digno de su amor y afecto
– Pensamientos de “sin él o ella nada vale la pena”
– Pensamientos de “si cometo errores, dejarán de quererme”
– Cuando está enamorado, pierde interés en todo lo demás
– Inseguridad a la hora de relacionarse

– ¿A qué tipo de personas afecta más la dependencia emocional?

La dependencia emocional puede afectar a ambos sexos pero son las mujeres las que debido a diversos factores, entre ellos culturales, la manifiestan en mayor medida y en torno a la adolescencia en adelante que es cuando se empiezan a tener los primeros noviazgos.

– ¿Qué consecuencias produce en las relaciones sociales la dependencia emocional?

Sensación de sentirse abusado y manipulado por la enorme dificultad que tiene la persona dependiente para establecer unas fronteras saludables poniendo los limites pertinentes a la hora de relacionarse. Al final esto redunda en una baja autoestima.


– ¿Cómo se trata la dependencia emocional?

El trabajo fundamental en relación a la dependencia emocional parte de una mejora de la autoestima y todos los aspectos relacionados con ella como establecer límites saludables, mejorar la asertividad, salir de los juegos de manipulación y control, aprender a preservar la intimidad y a gestionar las emociones.




Desde aquí mi agradecimiento a Dª. Virginia de la Iglesia, por habernos acercado al mundo de la dependencia emocional y su tratamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *