Entrevista a la Esp. Valeria Moletto sobre el nuevo paradigma en el Neurodesarrollo


Entrevista a la Esp. Valeria Moletto sobre el nuevo paradigma en el Neurodesarrollo




– ¿Existe un nuevo paradigma en el Neurodesarrollo?

Citando las palabras de Elizabet Renaut, “El nuevo paradigma de la ciencia nos pide integrarnos con el todo, compartiendo el saber y el ser”, siendo ésta la estrategia más humana cuando el cuidado del neurodesarrollo de los más pequeños está en nuestras manos…

– ¿Qué problemas cardiopáticos pueden sufrir los prematuros?

El ductus arterioso (DA) es una estructura vascular que conecta la aorta descendente proximal con la arteria pulmonar principal cerca del origen de la rama pulmonar izquierda. Esencial para la vida fetal, se cierra espontáneamente después del nacimiento en la mayoría de los recién nacidos a término (RNT). Sin embargo, en los prematuros el cierre del ductus se produce con frecuencia más allá de la primera semana de vida, especialmente en aquellos que precisan ventilación mecánica.
El retraso del cierre ductal está inversamente relacionado con la edad gestacional (EG). La incidencia varía desde un 20% en prematuros mayores de 32 semanas hasta el 60% en menores de 28 semanas. Hecho que puede relacionarse con el déficit de surfactante, ya que, en prematuros sin síndrome de distrés respiratorio (SDR) el cierre ductal se produce en un período similar al de RNT.


Vídeo Recomendado: Conferencia “Trastornos del neurodesarrollo: desde el diagnóstico a la intervención”

– ¿Cómo se interviene ante esta cardiopatía infantil?

La operación de cierre de DAP es altamente efectiva y permite resolver adecuadamente un problema potencialmente grave, dejando al paciente por lo general sin secuelas y curado de su enfermedad. Comparada con otras operaciones de cardiopatías congénitas, la del DAP es de bastante menor dificultad. Sin embargo, adquiere mayor complejidad cuando se trata de niños prematuros, principalmente los de muy bajo peso (menor a 1000 grs.) y más aún, cuando esta intervención es realizada en Centros que no cuentan con un programa de cirugía cardíaca.
Sin embargo el trabajo colaborativo y en Red, una vez más deja de manifiesto la eficacia a la hora de establecer prioridades. Es así, que el equipo de Cardiocirugía Pediátrica del Hospital de Alta Complejidad en Red El Cruce, a cargo del Dr. Alejandro Jorajuria, Jefe del Servicio, se desplaza a los Hospitales y Maternidades que lo requieran para realizar las intervenciones.

– ¿Cómo se integra el Neurodesarrollo y la Integración Sensorial en estos procedimientos?

Partiendo del concepto de Neurodesarrollo como proceso dinámico, que integra estructuras jerarquizadas del sistema nervioso central, cuya función es la adaptación del organismo a las demandas ambientales y entendiendo los procedimientos quirúrgicos como intervenciones necesarias para la resolución de situaciones vitales y como estímulos, intentaremos proponer estrategias que favorezcan la integridad de las vías sensoriales y del SNC para procesar adecuadamente la información que recibe.
Sabemos que los Sistemas o Vías Sensoriales recogen información del medio. El organismo la utiliza para la percepción, el control del movimiento, la regulación de órganos internos y la regulación del nivel de alerta. Brindan información actualizada del mundo interno y externo
Los principios de Organización de los Sistemas sensoriales son:
• Receptor
• Vía sensorial (estaciones de relevo, fibras)
• Corteza
El Sistema Somatosensitivo procesa las sensaciones corporales de exterocepción y propiocepción y existen cuatro modalidades de sensibilidad somática: tacto, propiocepción, nociocepción y temperatura.
Tacto y presión captadas por mecanoreceptores: Corpúsculo de Meisner (cambios de postura y vibraciones lentas), Células de Merkel (presión sostenida y al contacto), Corpúsculo de Ruffini (presión sostenida), Corpúsculo de Paccini (presión profunda y vibraciones rápidas); las mismas viajan por la Vía Lemniscal, una vía con mayor velocidad de conducción, constituida por los Haces de Golf y de Burdach.
Dolor y Temperatura: captadas por terminaciones libres que se encuentran alrededor de los folículos pilosos, viajan por la Vía Extralemniscal, el Haz Espinotalámico Lateral conduce dolor y temperatura y el Haz Espinotalámico Ventral conduce Tacto Fino


– ¿Cuál es la relación entre el sistema Lemmiscal y el Extralemmiscal?

El Sistema Lemniscal podríamos describirlo como un dispositivo de alarma, de protección del organismo mientras que al Sistema Extralemniscal como un dispositivo de conocimiento y medio de exploración y de acción.
El Sistema Lemniscal ejerce una acción inhibidora sobre el Sistema Extralemniscal. Los mensajes extralemniscales influyen en el funcionamiento de la vía lemniscal. Estas interrelaciones complejas hacen posibles tanto la atención sensitiva como la adaptación a las estimulaciones; de su alteración nace la semiología patológica de la sensibilidad y principalmente la enfermedad dolorosa
La oposición del sistema extralemniscal, dispositivo de alarma encargado de la protección del organismo, y del sistema lemniscal, dispositivo de conocimiento y medio de exploración y de acción, no puede ser mantenido sin matices. En las condiciones normales de la fisiología los dos dispositivos están estrechamente integrados para el cumplimiento de una función única, la somestesia: procesamiento cerebral de la información somatosensorial.

– ¿Cómo siente un bebé prematuro?

Un Bebé que está en el útero materno recibe estímulos fundamentalmente vestibulares, propioceptivos y táctiles, el resto de los estímulos llegarán atenuados. Sus vías aún en desarrollo los captan, en una alineación neuropostural de flexión fisiológica y conducen hacia su sistema nervioso central para elaborar una respuesta adaptativa de tipo motora, en un medio en el cuál la acción de la gravedad aún no está presente. Y esa respuesta de tipo motora se ejecutará de manera controlada y contenida por el útero de su madre.
Un bebé que nace prematuro se encuentra expuesto a estímulos ambientales totalmente diferentes a los que recibía en el útero materno, sus órganos y vías sensoriales aún inmaduras captan estos estímulos y conducen la información hacia un sistema nervioso central que debe procesarla para elaborar una respuesta adaptativa motora que viajará por una vía motora aún inmadura y que se ejecutará sin la adecuada alineación neuropostural que su desarrollo requiere y en un medio en el cual actúa la fuerza de la gravedad.

Sabemos que en los bebés que nacen prematuros existe una mayor incidencia de desórdenes de integración y procesamiento sensorial como ADHD, Defensa Táctil, Hiperactividad y otros de mayor complejidad.


Vídeo Recomendado: Documantal PREMATUROS Cap 1/4

Vídeo Recomendado: Documental PREMATUROS Cap 2/4

Vídeo Recomendado: Documental PREMATUROS Cap 3/4

Vídeo Recomendado: Documental PREMATUROS Cap 4/4

– ¿Qué estrategias de Intervención Temprana se pueden llevar a cabo para todos los procedimientos, incluso los procedimientos quirúrgicos?

• El cuidado de la Alineación Neuropostural.
• La activación del Sistema Lemniscal mediante estímulos Táctiles y Propioceptivos para que esto genere la inhibición del Sistema Extralemniscal y de ese modo atenuar las sensaciones dolorosas.
• Asegurar Estímulos Táctiles durante y luego de los procedimientos para activar los niveles de producción de Oxitocina y disminuir los niveles de estrés.
• Promover el contacto con su madre y padre luego de los procedimientos para estimular la génesis de emociones positivas.

El trabajo en equipo nos permite sumar miradas y saberes, promover acciones que favorezcan la calidad de los procedimientos que deben llevarse a cabo. El trabajo en Red nos permite ampliar la posibilidad de intervención, intercambiar ideas, formar equipos.
Somos eslabones de un nuevo paradigma…

Mi más profundo agradecimiento al Dr. Alejandro Jorajuria y a su equipo por sanar pequeños corazones y por abrir nuevos caminos.

Bibliografía:

1. Schneider DJ, Moore JW. Patent ductus arteriosus. Circulation 2006; 114: 1873-1882.
2. Tejera Ramírez C, Suárez Cabrera P, Antúnez Jiménez M, Falcón González H. Ductus arterioso persistente en el prematuro. Protocolos diagnósticos y terapéuticos en Cardiología Pediátrica. Cap33
3. Wyllie J. Treatment of patent ductus arteriosus. Seminars in Neonatology 2003;8: 425- 432.




Desde aquí mi agradecimiento a Dª Valeria Moletto, Especialista en Intervención Temprana, Seguimiento Prematuros de Alto Riesgo Servicio de Neonatología Hospital Evita Pueblo, por habernos acercado a este nuevo paradigma del neurodesarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *