¿Diabetes causado por azúcar emocional?


Las emociones van a jugar un papel destacado en la salud, sobre todo cuando éstas son intensas lo que va a acarrear cambios en el organismo.

Las enfermedades psicosomáticas

Si estos son puntuales, no van a tener mayores consecuencias, ya que se recuperaran los niveles basales normales del organismo.
En cambio si estas emociones intensas, ya sean positivas o negativas, se mantienen en el tiempo, van a acarrear una serie de alteraciones en el cuerpo, que pueden desencadenar en enfermedades psicosomáticas, estando en el origen de algunos síndromes, como el de ansiedad, hiperventilación, distonia muscular o dolor.
En el caso concreto de la diabetes, está comprobado cómo las emociones juegan un papel destacado en los niveles de glucemia en sangre, estando relacionado además con los niveles de insulina y el glutagón, generados por el páncreas, la adrenalina de las suprarrenales y los esteroides de las gónadas. Unos niveles elevados de glucemia, es decir, la hiperglucemia es un indicador habitual de diabetes.
Hormonas que ya se han estudiado que se relacionan con el estrés, y que de forma indirecta van a afectar a los niveles de glucemia en sangre.
Igualmente se ha descrito lo que se denomina azúcar emocional, es decir, altos niveles de azúcar en sangre sin que se deban a causas biológicas, como enfermedades y alteraciones, ni siquiera a una mayor ingesta de alimentos que contienen azúcares, siendo la única explicación las vivencias emocionales de la persona, que hacen que su cuerpo no funcione correctamente en el proceso de absorción y liberación de glucosa en sangre.


Diabetes: por qué es mejor evitar el estrés

El azúcar emocional

La explicación de éste “azúcar emocional” se encuentra en el papel que las emociones “fuertes”, como la ira o la cólera, provocados por altos niveles de conflictividad, ya sea laboral o familiar, lo que va a aumentar los niveles de estrés en sangre, a través del eje hipotálamo-hipófiso-adrenal, incrementando los niveles de cortisol que van a facilitar el aumento de azúcar en sangre, aportado por parte del hígado, lo que de mantenerse esa hiperglucemia en el tiempo va a causar una diabetes emocional.
El tratamiento una vez que se ha producido el “daño” fisiológico que mantiene la diabetes, por una deficiente producción de insulina o una resistencia a la misma, requiere de una intervención médica, lo cual no indica, que no sea recomendable también atender a los aspectos emocionales, ya que si estos no se regulan, no sólo va a entorpecer la recuperación si no que van a poder expresarse en otras enfermedades.
Un reciente estudio realizado por Bharathiar University (India) y publicado en Journal of Indian Health Psychology explora la relación de la diabetes con distintos tipos de personalidad y factores de estrés, para lo cual se estudio a 30 pacientes diagnosticados con diabetes frente a otros pacientes de otras patologías.
Los resultados hallaron que había más casos de personalidad tipo A entre los pacientes diabéticos, es decir la personalidad donde predominan altos niveles de competitividad, la agresividad y además suele estar asociada a problemas corononarios con la hipertensión arterial y un mayor número de casos de infartos del corazón
Igualmente se relacionaron estos pacientes diabéticos con más estrategias de afrontamiento del estrés inadecuadas, tales como la auto-culpa, la rumiación mental y el catastrofismo.


Efectos de los niveles de estrés

Con lo que si ya tenían elevado de por sí sus niveles de estrés, el que además no sepan las manejar adecuadamente va a incrementar aún más las vivencias estresantes y con ello la probabilidad de aparición de la diabetes.
Aunque los resultados no se pueden extrapolar a una población mayor debido a lo limitado del número de participantes, van en la línea de la bibliografía existente sobre la estrecha relación entre el estrés y la aparición de la diabetes. Además el estudio se realiza sobre personas que ya padecen la enfermedad, haciendo una suposición de que el nivel de manejo del estrés y el tipo A de personalidad estaban presentes antes de la enfermedad, suposición que deberá ser investigada y analizada con nuevos estudios.
Aunque no se señala en el estudio las causas del estrés, uno de los componentes generadores más importantes es el mundo emocional de la persona, ya que ante la presencia de emociones fuertes se van a poner en marcha los mecanismos que van a conducir a la producción de “azúcar emocional”, lo que mantenido en el tiempo puede desencadenar la aparición de diabetes.

14 Replies to “¿Diabetes causado por azúcar emocional?”

  1. Desconocía esta relación entre el estrés y en general los sentimientos o emociones y la diabetes. Cada día se aprenden cosas nuevas.

    Muchas gracias por la información y que acabéis de pasar un buen día,
    Estefania.

    1. Como indica el dicho “No te acuestes sin aprender algo nuevo”, espero que el resto de los temas del blog sean de su interés

  2. It’s perfect time to make a few plans for the long run and it’s time to be happy.
    I have read this post and if I may I wish to counsel you few fascinating things or advice.
    Perhaps you could write subsequent articles regarding this article.
    I want to learn more issues approximately it!

  3. Estimado Juan, usted cree que si uno revierte estos niveles de stress puede volver a manejar niveles de glucosa normal? Desde ya muchas gracias.

    1. El porblema del estrés mantenidoi en el tiempo es que deteriora el organismo, y luego, a pesar que se retieren ese estres, lo dañado permanece así. Es cierto que hay problemas que únicamente se quitan retirando el estrés, pero los daños que este ha provocado en ocasiones son permanentes. Espero que le hay servido.

  4. Me ha resultado de enorme interés, no sabía que todavía estuviera en estudio esta hipótesis, de hecho nace más de 10 años, todavía en el l ejercicio de mi profesión leí lo suficiente sobre el estrés y llegué a la conclusión de que niveles de cortisol elevados y mantenidos en el tiempo provocaban la diabetes. Me alegro mucho de haber encontrado tu blog. Felicidades por su interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *