¿Cuál es el perfil de los votantes?


Una de las cuestiones más acuciantes para los politólogos es descubrir las tendencias de votos, para intentar influir en el mismo.

La Intención de Voto

Al respecto se han realizado multitud de análisis desde las neurociencias hasta la sociología tratando de conocer y comprender porqué una persona vota en un sentido o en otro, todo ello encaminado a trata de variar dicho voto en función del interés del partido correspondiente.
Así se realizan multitud de sondeos entre la población para conocer en función de diversas variables sociodemográficas cuál es la tendencia del voto, por ejemplo de los más jóvenes frene a los mayores, o de los trabajadores frente a los parados,…
Si bien esta aproximación ha sido válida hasta ahora, en los últimos años se ha mostrado insuficiente debido al voto “oculto” y a los “indecisos”, ambas circunstancias que no quedan suficientemente reflejado en las encuestas de opinión.
Con respecto al voto “oculto”, son personas que o bien no están interesadas en responder a las encuestas que se realizan por la calle o por teléfono para conocer la tendencia de voto, o bien contestan en función de la desebilidad social y luego votan de otra forma, es decir, ocultan su vota hasta que este es emitido.
Con respecto a los indecisos, son votantes que no deciden a quién van a dar su voto hasta el “último minuto”, por tanto tampoco es posible conocer a priori su intención al respecto.
Ambas situaciones hacen que determinadas votaciones sean unas verdaderas incertidumbres para los candidatos y partidos, mientras que otras estén “bastante” claros los resultados.
Aunque el porcentaje de voto “oculto” puede variar de elección a elección, suele mantenerse en un porcentaje relativamente bajo; en cambio el porcentaje de indecisos puede cambiar mucho de una elección a otra.
Así una elección donde exista un alto índice de indecisos es más difícil anticipar sus resultados frente a una en que exista un bajo índice de indecisos.
De hecho, las campañas políticas y la publicidad consiguiente van dirigidos casi en exclusiva hacia este colectivo de indecisos, sabiendo que los que siempre han vitado a un partido, difícilmente van a votar a contrario.
A pesar de lo anterior existe la posibilidad del “voto de castigo”, por el cual el votante descontento con su partido le “castiga” votando a la oposición como “mensaje” de que “no está haciendo bien las cosas”, pero ¿Cuáles son los factores decisivos para los votos de los indecisos?


Vídeo recomendado: Fundamentos de psicología política de wilhelm reich

Motivaciones de Voto

Esto es lo que se ha tratado de averiguar con una investigación realizada desde la Universidad de Maroua (Camerúm) cuyos resultados han sido publicados en el 2018 en la revista científica Management Studies.
En el estudio participaron sesenta adultos con edades comprendidas entre los 23 a 60 años, los cuales debían de haber participado en las dos últimas elecciones incluida la presidencia.
A todos ellos se les realizó una entrevistada semisestructurada en donde se le preguntaba por su voto, sus motivaciones, su visión de los candidatos y de su participación en actos electorales.
Igualmente se recogieron datos sociodemográficos, en cuanto género, edad, estado civil, religión, nivel de estudios así como el nivel de ingresos.


Factores que afectan al Voto

Los resultados muestran cuatro dimensiones que resumirían dieciocho tendencias detectadas, estas dimensiones son la dimensión socioeconómica, política, situacional y del candidato.
Entre los puntos más valorados a la hora de votar está la promesa de mejora de las condiciones económicas, mejora de la calidad de vida, preservación de la paz, el tipo de elección, la imagen del partido, el mensaje de campaña, la experiencia del candidato, su origen y su afiliación religiosa.
Entre las limitaciones del estudio es el pequeño número de participantes en comparación con la población de millones que pueden votar, igualmente únicamente ha analizado la opinión de aquellos que votaron con anterioridad, no representando a toda la población, por ejemplo la población más joven que con anterioridad no votó por no tener la edad adecuada para ello, el que simplemente no quiso hacerlo.
Por último comentar la idiosincrasia de la población de Camerún, por lo que para concluir al respecto se precisa de más investigaciones en otras localizaciones.
A pesar de lo anterior, el estudio informa que de no sólo va a depender el voto del mensaje o las “promesas” electorales, si no que existen otras variables que hay que tener en cuenta para “cultivarlas” incluso sin estar en campaña, que tienen que ver con la imagen del partido y del propio candidato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *