¿Cuál es el perfil de los adolescentes con TEA?


El T.E.A. al igual que otros problemas del desarrollo se inician en la infancia y en función de us desarrollo se mantienen o no durante toda la vida.

Sintomatología T.E.A.

En ocasiones los trastornos del desarrollo se consigue corregir con la intervención psicopedagógica adecuada, pero no es el caso del TEA.
Dependiendo de la gravedad de la sintomatología del menor, así la dificultad en la intervención desde el especialista.
Son muchas las capacidades que se deben de trabajar con un menor con autismo, además de su principal característica que es el retraso en la comunicación.
A medida que se van logrando avances, las diferencias con sus semejanzas se van reduciendo, pero ¿Cuál es el perfil de los adolescentes con TEA?


Vídeo Recomendado: Espectro Autista – Entrevista a Alexia Rattazzi (5/11/16).

T.E.A. en adolescentes

Esto es lo que se ha tratado de responder con una investigación realizada desde
Centro de Investigación de las Ciencias de la Cognición y la Conducta, junto con el Departamento de Psiquiatría, Facultad de Ciencias Médicas, Universidad de Tehran (Iran) cuyos resultados han sido publicados en agosto del 2017 la revista científica Iranian Journal of Psychiatry and Behavioral Sciences,
En el estudio participaron treinta y cuatro menores, con edades comprendidas entre los 5 a 16 años, de los cuales cinco era niñas, todos tenían el diagnóstico de Trastorno del Espectro Autista, evaluado mediante el Childhood Autism Rating Scale (CARS).
Igualmente y como grupo control participaron treinta y seis pequeños de similares características pero sin sintomatología asociada al T.E.A.
A todos se les administró una medida sobre el ejecutivo central mediante el Behavior Rating Inventory of Executive function (BRIEF); además del Strengths and Difficulties Questionnaire (SDQ) para detectar problemas de comportamiento, emocionales o hiperactividad; y el Raven’s Progressive Matrices (RPM) para medir la inteligencia y el razonamiento.


Sintomatología en adolescentes con T.E.A.

Los resultados muestran que los pequeños con T.E.A. muestran significativamente menores niveles de inhibición, con memoria de trabajo deteriorada.
Una de las limitaciones del estudio está en no analizar si existen diferencias de género en los resultados anteriores, para saber si afecta de la misma forma o no en función de si es chico o chica afectado con T.E.A.
A pesar de las limitaciones comentadas el estudio proporciona información sobre las deficiencias de los menores con T.E.A. que se mantienen a lo largo del tiempo, tanto en cuanto a un menor control de las emociones, como en un deterioro de la memoria de trabajo.
Aspectos que escasamente son evaluados ni tratados adecuadamente debido a que son aspectos muy alejados de los problemas de comunicación, temática que suele acaparar casi en exclusiva el interés de las intervenciones en menores con T.E.A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *