¿Cuál es el papel de los padres en los menores con TDA?


Uno de los temas recurrentes con respecto al TDA es sobre el papel de los padres.

El origen del TDA

Si bien todavía se desconoce las causas que motivan la aparición del TDA y los factores que pueden facilitar la recuperación del nivel de atención y equipararlo con el resto de sus compañeros, para evitar los efectos nocivos que estos tienen sobre todo para el aprendizaje y desarrollo general del pequeño, a pesar de lo anterior se siguen explorando posibles causas además de tratar de descubrir tratamientos efectos que mitiguen la falta de atención y faciliten el seguimiento de instrucciones y el aprendizaje, pero ¿Cuál es el papel de los padres en los menores con TDA?


Vídeo Recomendado: ¿Cómo afecta el estilo de crianza permisivo en el aprendizaje de los niños?

Los padres y el TDA

Esto es lo que ha tratado de averiguarse con una investigación desde la Universidad Autónoma de Barcelona (España) junto con la Universidad de Heimerer (Kósovo) cuyos resultados han sido publicados en el 2017 la revista científica European Journal of Social Sciences Education and Research.
En el estudio participaron dos cientos menores de edades entre 9 a 11 años, de los cuales el 53,6% eran niñas.
A todos se les administró el P.S.D.Q. (Parenting Styles and Dimensions Questionnaire) para evaluar el estilo de relación empleado por los padres, entre democrático, autoritario y permisivo; así como el C.B.CL. (Children behavioral checklist) para evaluar cómo reaccionan los padres ante el comportamiento del menor.
Los resultados muestran una correlación positiva entre el TDA del menor y el estilo autoritario y tolerante de sus progenitores
Igualmente, los resultados señalan una mayor presencia de casos de TDA entre los niños frente a las niñas.


Estilo parental y TDA

Entre las limitaciones del estudio indicar que no analiza por separado la influencia del padre y de la madre, lo que no permite saber cuál de los dos tiene un mayor efecto en el menor, si es que existen diferencias al respecto.
A pesar de lo anterior, el estudio recupera una aproximación que ha sido recurrente en los últimos años, sobre el papel de los progenitores en el TDA.
No se trata de que ellos tengan algún tipo de responsabilidad sobre el trastorno que sufre su hijo, si no de que, conozcan que cambiando su estilo de relación con el menor es posible mejorar la sintomatología del mismo.
Y tal y como indican los autores del estudio, sería bueno incorporar este conocimiento a las terapias que actualmente se aplican, con lo que reforzar los efectos de las mismas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *