¿Se producen cambios en el apego en el autismo?

En el autismo se presentan deficiencias en varias áreas del desarrollo, entre ellas la capacidad de relacionarse correctamente con los demás.

Apego Autismo

El apego es la relación que se establece entre el neonato y su cuidador, ya sea este su progenitor o no. Se trata de un mecanismo evolutivo, por el cual se establece una relación de codependencia entre un ser que necesita que le hagan todo para sobrevivir, alimentarle, protegerle, darle calor,…
Una conducta que se ha observado en muchas otras especies y gracias a ello se garantiza la supervivencia de la especie, ya que el recien nacido consigue sobrevivir protegido y alimentado el tiempo suficiente hasta que es capaz de valerse por sí mismo.
Unas circunstancias que en los humanos es especialmente extensa en el tiempo, en comparación con otras especies, donde a los pocas semanas o meses, es un ser totalmente válido e independiente para buscarse su propia comida y protegerse de los ataques de los depredadores.
En el caso de los humanos, este período de cuidado y protección se alarga por años, gracias al apego, ese vínculo que hace que uno o varios adultos se hagan respongables del menor hasta que este se valga por sí mismo.
Pero esta relación de apengo puede presentarse de forma sana o no, así dependiendo del tipo de apego parece ser que el pequeño desarrollará un comportamiento futuro, que incluso puede llegar a marcar su forma de relacionarse con los demás de adulto pero, ¿Se producen cambios en el apego en el autismo?



Madre Autismo

Esto es lo que se trata de averiguar desde la Universidad de Messina (Italia)cuyos resultados han sido publicados en la revista científica Life Span and Disability.
Se realizó un estudio con 20 niños de edades comprendidas entre los 32 a 54 meses, de ellos 10 niños estaban diagnosticados con Trastorno del Espectro Autista segun los criterios del DSM-V, y otros 10 no tenían el diagnóstico anterior, estos últimos servirán como grupo control.
A los pequeños se les pasó por distintas condiciones sociales para observar y registrar su comportamiento, para ello en una habitación cerrada, donde el pequeño permanecía con su madre, mientras el pequeño estaba jugando y la madre permanecía alejada de este, entraban y salían “extraños” del cuarto durante 20 minutos, otra situación por la que pasan los pequeños es dejarles a solas en la habitación para ver si reacción, tanto cuando sale la madre, como cuando esta regresa al cuarto.
Todo ello siguiendo el procedimiento de evaluación denominado Strange Situation Procedure (SSP) desarrollado por Ainsworth (1978), que permite clasificar las relaciones observadas de apego en cuatro categorías: Seguro, Evitación, Resistencia o Desorganizado.
Igualmente durante la prueba se analizó la relación madre-hijo mediante el Attachment Behavior Form (ABF) desarrollado por Akdemir en el 2012, lo cual permite recoger una subclasificación del comportamiento en cada categoría del SSP.
Los resultados muestran diferencias significativas en cuanto al comportamiento de los pequeños con autismo, que mantienen menores relaciones sociales con la madre cuando esta sale de la habitación y luego regresa.
No se hallaron diferencias significativas entre las reacciones de seguridad/inseguridad entre los dos grupos.

Social Autismo

Hay que tener en cuenta el pequeño número de participantes en el estudio, lo que no permite extraer conclusiones generalizadas al respecto, haciéndose necesaria nueva investigación sobre esta temática.
Hay que tener en cuenta que la evalución ha sido en una etapa evolutiva muy concreta, faltando una evaluación longitudinal donde se pueda observar si ese estilo comportamental se mantiene en el tiempo, convirtiéndose en una característicade comportamental que va a acompañarle en la vida adulta o no.
Explorar este comportamiento “típico” entre los menores con Trastorno del Espectro Autista, va a ayudar tambien a los progenitores y cuidadores a saber qué esperar en cada caso, y no sentirse que existe un rechazo por parte del pequeño, si no simplemente, es una consecuencia más de dicho trastorno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *